11.1 C
Buenos Aires
jueves 13 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Una explosión de ideas inunda el cómic de no ficción para retratar el mundo de la pandemia

Lilly Tsosie pertenecía a los navajos, la comunidad indígena más numerosa de Estados Unidos; era una abuela familiar y se entregaba a los demás en su empleo como técnica de extracciones de sangre. Falleció a los 65 años tras contagiarse en la planta de covid-19, donde acudió porque faltaba personal. Unos 30 coches la acompañaron durante tres horas desde el Centro Médico Regional San Juan, en Nuevo México ―donde había trabajado tres décadas― hasta su hogar en Farmington. Esta es una de las historias reales del libro Pandemia (Flow Press), que retrata los estragos del virus en Corea del Sur, Líbano, Brasil o EE UU a través de viñetas de 51 periodistas, editores y dibujantes. La publicación se enmarca en el proyecto The Nib, una editorial de no ficción surgida en EE UU en 2013 que ahora ha pasado de ser virtual al papel y que a finales de marzo ha editado por primera vez en español.

El relato de la sanitaria lo recoge la ilustradora californiana Arigon Starr, de 50 años. “El mayor reto es la investigación. Tuve que conseguir muchas fotografías de la familia y también conocer la zona. De hecho, yo misma viví en Nuevo México cuando era una niña, así que tuve suerte”, comenta la artista, que pertenece a la tribu Kickapoo de Oklahoma. “La gente se olvida de los nativos americanos. Somos una parte pequeña de la población, sin embargo, nuestras narraciones son grandes, nuestras vidas son grandes. Y me alegro mucho de que nos hayan incluido en esto”, expone con emoción. Starr asume que Tsosie se puso en último lugar: “Me identifico con ella, es algo que muchas mujeres hacemos. Trabajó hasta que falleció y causó un enorme dolor a su familia, pero también a su comunidad, que salió en masa cuando transportaron su cuerpo. Solo para decir adiós”.

elpais.com  (elpais.com)