18.6 C
Buenos Aires
martes 27 de octubre de 2020
Periodismo . com

Una fecha cualquiera

Había una canción fuera de radar. La canción de la película que nunca se hizo: la de un Rolando Rivas en los años de fuego. El título: “14 de abril de 1973”. Empieza solemne, con un recitado melancólico. Es el poema de un tipo cualquiera, en una fecha cualquiera, en un bar cualquiera. Hasta que, de golpe, suena como la época. Un tic heroico: los coros, la métrica, las preguntas. Como si Quilapayun se metiera a rayarle la canción. No importa tanto lo que había que decir, importa cómo había que sonar. Es una canción “engañosa”: parece que se canta en las alamedas, en las universidades, en las calles, en las células. Pero quizás es una canción para cantar en la casa. Es una canción de Sergio Denis.

En el ritmo y la urgencia con que suena “14 de abril de 1973” se distingue la época adentro de una bolsa de nylon: hay que apretarla para ver lo que tiene adentro. Y hay que apretarla para ver si la tiene adentro. Si el “rock nacional” captó los 70 nombrando las cosas que se naturalizaban con extrañamiento (la violencia, la lucha armada, la represión), Sergio Denis canta una canción urgente pero no para Nicaragua. Canta una canción urgente para los oficinistas, para el chofer de taxi, para la vendedora de ropa en una galería de la avenida Cabildo, para los que van de casa al mercado y del mercado a casa. Una canción urgente para los objetos de burla del rock.

panamarevista.com  (www.panamarevista.com)