15.9 C
Buenos Aires
martes 27 de octubre de 2020
Periodismo . com

Una pesadilla y 10 pistas para llevarse mejor con la tecnología

Ocurrió de nuevo, esta semana. Tuve una pesadilla que se repite desde hace muchos años. Nada tiene que ver con la pandemia y creo que es más bien una suerte de resorte mental para mantenerme humilde y empático. Suena raro, ya sé. Pero fíjense de qué se trata.

En estos sueños, de forma sistemática, me encuentro con un dispositivo que no logro entender. Esperen, no es que sueñe con dispositivos todo el tiempo. Es algo que ocurre de vez en cuando, pero me parece muy interesante el argumento. En la pesadilla de esta semana ocurría lo siguiente: estaba en un cierre en el diario y el sistema de edición -que en el mundo real está constituido por una computadora y un software muy amigable- era una mezcla de videocámara de los ’90 con alguna cosa de aspecto alienígena, y, por mucho que el horario apretara, no conseguía entender cómo editar mis páginas. Al final, como es usual, me desperté sobresaltado.

En otros casos, no consigo marcar un número en un celular o el equipo en cuestión (hay de todo, desde computadoras hasta drones) se desarma y no logro volver a ensamblarlo. Considerando que desarmé y volví a armar mi primer juguete antes de los 4 años, esta clase de pesadillas siempre me intrigó (dejando de lado las incontables posibles interpretaciones). No siento precisamente miedo frente a una máquina. De ninguna clase y bajo ninguna circunstancia. Armé siempre mis computadoras, eligiendo los componentes uno por uno; reparé el fusil fallado que me dieron para ir al frente, durante la Guerra de Malvinas, y hago el service de mis instrumentos musicales (y algún que otro celular) sin ayuda. Y usé todos los sistemas operativos más o menos relevantes, desde Unix para acá. ¿Por qué tengo estas pesadillas, entonces?

preview.lanacion.com.ar  (preview.lanacion.com.ar)