«Una relación castradora»: cuál es realmente el poder del Vaticano en Italia

«Los italianos les debemos a la Iglesia y a los sacerdotes, antes que nada, lo de habernos convertido en malas personas y gente sin religión. Luego, les debemos algo aún más grave: que la Iglesia ha mantenido y mantiene a Italia dividida».

Así describía Nicolás Maquiavelo a principios del siglo XVI la relación entre Italia y el Estado Vaticano.


Quinientos años años después, muchos italianos creen que la situación no ha cambiado mucho.

Juegos de poder -reales o supuestos-, intrigas y misterios siempre han acompañado la compleja relación entre los dos países.