lunes 6 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Una tercera posición frente al #18F

El fin de ciclo está atravesado por una imagen que lo domina: “la grieta”. Una bifurcación que corroe y divide en dos un territorio, que aleja lo que debería estar unido, que corta con cuchillo de carnicero -en este caso- el espacio social de la Argentina. La imagen es problemática en varios aspectos. Y expone cómo actúan los falsos velos de la ideología. Todo esto es posible de verificar al apreciar los posicionamientos respecto a la marcha del #18F en homenaje y por justicia por el fiscal Nisman.

La añoranza de una supuesta paz social perdida a manos del kirchnerismo es un recuerdo mentiroso: la sociedad argentina -y todas las sociedades- están marcadas por el conflicto, que se manifiesta más o menos abiertamente de acuerdo a cada época. No podría ser de otra manera: la sociedad está dividida en clases sociales con intereses divergentes y hasta antagónicos. El kirchnerismo en su etapa final exacerba el conflicto que atraviesa el cuerpo de la nación y lo expone en sus varias direcciones: no sólo se exhibe la diferencia de intereses entre los trabajadores y el Gobierno kirchnerista -que no es el suyo- sino que muestra la divergencia de fines entre sectores del empresariado al que responde el gobierno y aquel al que le es esquivo, de la pleitesía que rinde a distintas intenciones de naciones extranjeras y la alineación o no con el oficialismo de corporaciones, burocracias y políticos. La muerte del fiscal Nisman -que implica necesariamente al Estado como responsable del acontecimiento- promovió que este magma vivo de conflictividad se convierta en el escenario de nuestros días.

opinion.infobae.com  (opinion.infobae.com)