Una vasectomía cada cien ligaduras de trompas

Leandro había pasado los 40 cuando tomó la decisión de hacerse una vasectomía. Se había separado un año atrás y tenía dos hijos y ninguna intención de volver a ser padre. Hizo los trámites en la obra social Iapos y se operó hace 11 años. Hoy, con 53, remarca que nunca se arrepintió y que la vasectomía le dio la posibilidad de vivir las relaciones sexuales con libertad, tranquilidad y sin cargar en las mujeres la responsabilidad de la anticoncepción. En los últimos cuatro años otros 23 hombres se hicieron la cirugía en la salud pública rosarina. El número es mucho menor a las mujeres que piden la ligadura de trompas, que se lleva casi el 100 por ciento de las cirugías de anticoncepción en centros de salud públicos. En proporción, por cada varón que se hizo una vasectomía, 111 mujeres se ligaron las trompas. Desde la Municipalidad explican parte de la desigualdad en los números por la cultura machista que fuerza la prevención del embarazo sólo a las mujeres.