lunes 19 de noviembre

Unión Europea: la fantasía de la “transferunión”

Mientras la crisis política en Italia y España se profundiza, Francia y Alemania siguen demostrando ser incapaces de formular una precisa y ambiciosa propuesta para reformar Europa. Sin embargo, todo lo que se necesita es que estos cuatro países, que por sí solos aportan tres cuartos del PIB y la población de la Eurozona, se pongan de acuerdo en un enfoque común y el camino de la reforma estaría despejado. ¿Cómo podemos explicar esta extraordinaria apatía y por qué es tan preocupante?

En Francia existe la tendencia de echar la culpa a los otros. La visión oficial es que nuestro joven y dinámico presidente ha puesto sobre la mesa innovadoras propuestas para la reforma de la Eurozona, su presupuesto y su parlamento. Pero la desdicha es que nuestros vecinos son incapaces de considerarlas y responder con la misma audacia gálica.


El problema con esta superficial teoría es que esas celebres propuestas francesas son simplemente inexistentes. Nadie es capaz de escribir tres sencillas líneas explicando qué impuestos comunes financiarán ese presupuesto, quiénes serán los miembros de la Asamblea de la Eurozona la cual ejercerá esta nueva soberanía fiscal, etc. Si quieren asegurarse, solo pregunten al su amigo favorito pro-Macro, o, si no tienes ninguna –nadie es perfecto- escribe a tu periódico favorito.

Dejar un comentario