domingo 24 de junio

Uno de cada diez argentinos internados sufrió un error médico

“Una cadena de errores médicos”, así definió esta semana la familia de Débora Pérez Volpin las causas que podrían haber llevado a la muerte a la periodista. Primum non nocere, “lo primero es no hacer daño” dice una de las máximas en medicina, que da cuenta de que los profesionales de la salud deben mejorar la salud de los pacientes, no empeorarla con sus errores.

Sin embargo, la realidad muestra que los eventos adversos de la atención en salud son frecuentes e inciden en la carga mundial de enfermedad y muerte. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se hospitalizan 421 millones de personas y 42,7 millones de estos pacientes sufren eventos adversos.


En EE.UU., los daños durante la atención médica son la tercera causa de muerte, solo superados por las enfermedades del corazón y el cáncer. En la Argentina, hay pocos datos estadísticos confiables. Persiste aún en muchos establecimientos sanitarios una cultura del ocultamiento, por temor a las sanciones y los juicios. Las últimas cifras corresponden al Estudio Iberoamericano de Eventos Adversos (Ibeas) realizado entre 2007 y 2008 por la OPS y el Ministerio de Salud de la Nación. El trabajo reveló que en la región el 10% de los pacientes internados sufre de uno o más eventos adversos durante la atención. Pero en Argentina la cifra hallada fue más alta: 12,1%.

Dejar un comentario