17 C
Buenos Aires
jueves 24 de junio de 2021
Cursos de periodismo

Velar al ídolo, ¿irresponsabilidad social o excepción inevitable?

Diego Armando Maradona (1960-2020) fue una personalidad que desató pasiones, odios, alegrías y tristezas ardientes, como la de ayer que, imagino, perdurará por largo tiempo. Pero ¿qué nos pasa a los que tenemos menos fútbol que Sebreli?

En mi caso, asisto fascinado a la confesiones de felicidad que Maradona provocó durante sus años de oro o por tal o cual proeza, a veces en contextos asociados con reivindicaciones nacionalistas, con transgresiones institucionales o pequeñas picardías argentas. Otros talentos son más fáciles de entender, como la capacidad de Diego para extraer de situaciones tensas frases ingeniosas enseguida reapropiadas por todos, o su don de la oportunidad para expresar a viva voz simpatías polémicas. También son parte del combo las conductas de la vida pública y privada del ídolo que, a horas de su muerte, resultaron ser bastante convenientes para quienes quisieron enfatizar sus aspectos detestables.

Ahora bien, ¿qué nos pasa a los demás, a los ajenos de esa pasión, cuando vemos asistir a multitudes a su velatorio, por más que se declamen protocolos ad hoc y determinadas restricciones? ¿Qué pensar? No voy a decir cómo hacerlo, pero quiero tratar de bosquejar mi propia opinión.

factorelblog.com  (factorelblog.com)