Víctor Hugo Morales vuelve a relatar en la AM 750

La radio está viva. Como hacia tiempo no ocurría, la radio argentina tendrá en este 2017 un nivel artístico y periodístico que la aleja –aunque sea por un rato– del lugar secundario al que la televisión y el cine la ubicaron bajo la prepotencia del dinero y la imagen. No habrá medio mas competitivo que la vieja y querida radio durante este año. Tras un 2016 complejo para el medio, con despidos, problemas salariales y el vaciamiento de Radio America –cuyos trabajadores todavía esperan por una respuesta de Sergio Szpolsky y Matías Garfunkel, y de un gobierno que mira para otro lado, pese al inexplicable apagón actual–, la radio parece revitalizarse de cara a una temporada signada por las elecciones legislativas. Figuras que emigraron de una radio a otra, emisoras históricas que reforzaron sus programaciones y grillas que se renovaron para disputar con información y análisis el discurso mediático conforman un combo menos bullicioso –a la vez más profundo y variado– que el que ofrece la pantalla chica.