domingo 21 de octubre

Vidal armó su propia bomba: un cóctel de deuda corta a tasas crecientes

Además de las asignaciones para cada área y las partidas que se girarán a los municipios, el endeudamiento es uno de los temas centrales de la discusión del presupuesto bonaerense 2019. Sin embargo, mientras se avanza en el debate de estos aspectos fundamentales de cara al decisivo año electoral, el cierre de 2018 se presenta para las finanzas de la provincia de Buenos Aires con múltiples frentes de tormenta en un contexto reciente de crisis cambiaria, mercados externos inaccesibles y cancelaciones de servicios de deuda a la vista. Un termómetro de este escenario se refleja en la evolución de las emisiones de Letras del Tesoro que fue desarrollando hasta el último jueves la administración de María Eugenia Vidal.

Durante 2018, el gobierno bonaerense no pudo jugar la que había sido su carta favorita durante los dos años anteriores: la emisión de deuda internacional. Sin embargo, el recurrente uso de la misma durante ese lapso (de marzo de 2016 a julio de 2017) generó compromisos de pago de intereses en dólares que, devaluación mediante, representan una bomba de tiempo auto confeccionada para la mandataria.


Tal como contó Letra P esta semana, con el pago semestral de los significativos intereses (9,125%) por su deuda bautismal en dólares (1.250 millones), los más de 57 millones de dólares que desembolsó el 17 de septiembre último representaron $2.292 millones, casi el doble de los $1.172 millones que había significado ese mismo compromiso en la primera tanda semestral del pago anual, el 16 de marzo.

Dejar un comentario