Vidal, la inseguridad y su propia campaña del miedo para 2017

A su modo, María Eugenia Vidal usa la metáfora de la inundación, esa que enseña que cuando baja lo peor, afloran otra vez los viejos problemas. En este caso, el agua al cuello serían la inflación y las tarifas; y la deuda estructural, insoportablemente latente apenas escurre lo otro, la inseguridad.

Aun cuando, según sus colaboradores, cae en la tentación de marcar cierta mejora –”los índices que se pueden medir, robos y homicidios, bajaron un poco”, les asegura–, la gobernadora les hace ver que es consciente de que las últimas historias de inseguridad en Provincia, con final infeliz, levantaron el tema de modo preocupante para su futuro político.