Viejas, sucias y por 768€: las nuevas zapatillas de Gucci están confundiendo a mucha gente

Gucci las define en su web como «un pastiche de diferentes influencias que atraviesa varias décadas (…) influenciadas por las zapatillas deportivas clásicas de los años setenta». A primera vista tienen muy poco de excepcional: con un diseño digno del fondo de armario de tu padre y evidentes rastros de suciedad, el modelo no destacaría en un mercadillo de barrio. Y sin embargo, Gucci las vende a 768€ la pieza. Lo que ha confundido a mucha gente.

Polémica. El lanzamiento de The Screener, el último grito en la colección de la marca, ha provocado cierta controversia. No se trata tanto del precio, en absoluto extraordinario, sino del producto en sí: ¿desde cuándo unas zapatillas viejas y ajadas son lujo? Gucci ofrece una versión premium por 821€ y otra engarzada con una cadena de cristal por 1.400€. Bajo cualquier punto de vista estás adquiriendo unas zapatillas feas.


A propósito.