17.4 C
Buenos Aires
sábado 24 de octubre de 2020
Periodismo . com

Viviana Canosa, una diva trash

Quienes la conocen aseguran que, alguna vez, Viviana Canosa soñó con ser la sucesora de Susana Giménez. La oportunidad de demostrarlo se presentó en 2004, cuando Daniel Hadad le ofreció la conducción del premonitorio ¿No será mucho? en el prime time de Canal 9. La apuesta era competir contra el ciclo televisivo de la verdadera diva, que se emitía a la misma hora en la pantalla de Telefé. Pero el fracaso resultó tan rotundo que ¿No será mucho? fue cancelado a las pocas semanas. “Al final, fue mucho”, repetían los maliciosos en los pasillos del canal.

Aquello fue un golpe severo del que Canosa tardó en reponerse, o tal vez del que no se repuso nunca. Hasta ese instante su imagen estaba en pleno ascenso y plagada de promesas. El salto inicial había ocurrido dos años antes, al “independizarse” de Intrusos en el espectáculo, el mítico programa conducido por Jorge Rial donde Canosa se destacó por su impostada falta de escrúpulos a la hora de lograr impacto ante las cámaras. La leyenda expresa una característica que el entorno de la conductora destaca en voz baja: la destreza para dar golpes de timón en su carrera sin que eso le impida volver, una y otra vez, al punto de partida. Este parece ser también el caso de Nada personal, el programa que ahora conduce en Canal 9 y que se convirtió –pandemia mediante– en una caja de resonancia tan particular de los estados políticos y sociales alterados.

revistacrisis.com.ar  (revistacrisis.com.ar)