Vivo gracias a una GoPro: cuando llevar una cámara atada al cuerpo te salva de la muerte en Irak

Ser periodista en Irak es una de las profesiones más arriesgadas que hay: el país lleva sumido en una permanente guerra civil desde la invasión de Estados Unidos, y los periodistas, a menudo empotrados en cuerpos militares que se adentran en ciudades enemigas, ponen en riesgo sus vidas para contar la batalla.

Ammar Alwaely es uno de los muchos periodistas iraquíes que se juegan el pellejo a diario con el objeto de obtener el mejor plano o la historia más emocionante. Como muchos otros profesionales sobre el terreno, Alwaely vive adosado a una GoPro. Y lo que en un principio parecía una estupenda idea para dejar constancia de sus andanzas con los soldados iraquíes y para no perder hasta el más mínimo detalle de la vida en el frente también ha resultado ser una forma perfecta de salvar la vida.