miércoles 20 de febrero

Vox y la crisis moral de la izquierda española

Nada más conocerse la irrupción de la extrema derecha en España, las calles de varias ciudades fueron tomadas por manifestantes al grito de “¡No pasarán!”. La arenga es vieja —se utilizó en la defensa de Madrid frente a las tropas del general Francisco Franco durante la Guerra Civil— y ha sido repetida estos días desde la izquierda para movilizar a los ciudadanos frente a quienes “ponen en riesgo la democracia”. La pregunta es si la izquierda actual, en España y otros países donde crece el radicalismo, tiene la autoridad moral para liderar esa batalla.

El populismo de derechas ha llegado a España después de años en los que el país parecía inmune al poder de seducción de los nuevos caudillos y sus discursos xenófobos. Y, como en tantos otros sitios, su avance ha contado con una ayuda inesperada: las contradicciones de una izquierda que, atribuyéndose la defensa de los principios de igualdad y justicia, solo los defiende con determinación cuando son atacados por sus adversarios ideológicos.