Wado, el hombre de Cristina que se ganó la confianza de Fernández

Ocurrió el miércoles a la noche, en el Hotel Sheraton de San Miguel de Tucumán, en una celebración de la Unión Industrial. Un empresario se acercó a Eduardo «Wado» De Pedro, uno de los dirigentes que viajaron con Alberto Fernández desde Buenos Aires, y, aprovechando el aire de cordialidad que se respiraba, le preguntó si él era el «comisario político de Cristina». Ante la respuesta negativa, el hombre de negocios insistió: «Bueno, pero viniste como su representante». El dirigente de La Cámpora pensó unos segundos y le dijo: «No, tampoco. El representante de Cristina es Alberto».

Cuando falta un mes y medio para las elecciones generales, y ante la reserva con la que se maneja el candidato presidencial del Frente de Todos respecto de los nombres de su eventual gabinete, pocos saben con certeza cuál será el destino de De Pedro, exsecretario general de la Presidencia, en un gobierno de Fernández. Pero todos en la coalición opositora coinciden en que este dirigente de 42 años, con una vida de película, ocupará un lugar de mucha influencia y peso político en la etapa que viene.


No es un pronóstico arriesgado. Es resultado del análisis del papel que interpreta hoy el diputado por la provincia de Buenos Aires, uno de los dirigentes de La Cámpora de mayor confianza de Cristina y de Máximo Kirchner. Wado, a secas, como lo llaman en el mundo de la política, participa en buena parte de las reuniones que mantiene Fernández. Fue también fundamental en el acuerdo electoral con el Frente Renovador, de Sergio Massa. Es, en definitiva, una pieza clave de la fuerza con más posibilidades de gobernar a partir del 10 de diciembre.