WAND: cómo funciona el «marcapasos cerebral» que promete detener los temblores y convulsiones del Parkinson y la epilepsia

En el mundo más de seis millones de personas sufren Parkinson, cuyo síntoma más visible son los temblores. Se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente después del Alzheimer.

Otros 50 millones tienen epilepsia, que se caracteriza porque provoca convulsiones. Es, según la Organización Mundial de la Salud, uno de los trastornos neurológicos más comunes.


Pero ahora un nuevo dispositivo llamado WAND abre la puerta a la esperanza de los afectados por estas dos enfermedades neurológicas, ya que promete que ser «extremadamente efectivo» para prevenir los movimientos no deseados, es decir, los temblores y las convulsiones.

Este neuroestimulador, desarrollado por científicos de la Universidad de California en Berkeley, es capaz de controlar la actividad eléctrica cerebral y, simultáneamente, proporcionar corriente para estimular determinadas regiones del cerebro si detecta que hay alguna anomalía.