domingo 23 de enero de 2022
Cursos de periodismo

¡Ya no trabajamos para imbéciles!

La fase de luna de miel en Better.com comenzó con un montón de obsequios. Los empleados hicieron búsquedas de tesoros por Zoom. Tomaron clases de cocina por Zoom. Les enviaron tequila, chocolate en polvo y cajas de pino con el nombre de la empresa. Compitieron por regalos, incluyendo una bicicleta Peloton. Era la tierra del campamento de verano corporativo, donde los almuerzos corrían por cuenta de la empresa y las sesiones de capacitación incluían sombreros divertidos.

Christian Chapman, de 41 años, comparó sus sensaciones durante la orientación de Better.com con la emoción de una nueva relación. Las ventajas eran abundantes, la misión era sólida y Chapman, capacitador en suscripción de hipotecas, se enamoró rápido y con fuerza. “¡LGTM!”, aclamaban él y sus compañeros de equipo, una sigla que significaba Let’s Get That Money (“¡Ganemos ese dinero!”).

Sin embargo, pronto surgieron señales preocupantes. La más notable fue una videollamada sucedida el verano pasado en la que Vishal Garg, director general de la empresa, soltó un monólogo cargado de groserías sobre cómo vencer a la competencia, lo que provocó que Chapman pulsara el botón de silencio y sacara a su hija pequeña de la sala.

nytimes.com  (www.nytimes.com)