lunes 6 de diciembre de 2021
Cursos de periodismo

Ya sabíamos que Bolsonaro era culpable y ahora tenemos 1288 páginas de evidencia

“Si mi país hubiera logrado dar una respuesta medianamente buena a la pandemia, más de 400.000 brasileños seguirían vivos”. Esta es la cruda conclusión del epidemiólogo Pedro Hallal, cuyo testimonio, aunado al de muchos otros, se recabó en el informe final del manejo de la COVID-19 por parte del gobierno de Brasil. El informe, que se dio a conocer la semana pasada, es la culminación de una fascinante investigación del Congreso que duró varios meses.

Por supuesto, no sabemos con exactitud cuántas de las más de 607.000 muertes en el país se pudieron haber evitado: el cálculo de Hallal es solo una aproximación. Pero la verdad es que no tenemos un presidente medianamente bueno. Ni siquiera uno ligeramente malo. Tenemos a Jair Bolsonaro, un hombre que sostiene que las principales víctimas de la COVID-19 fueron “los obesos y los miedosos”.

nytimes.com  (www.nytimes.com)