Zoompamentos: el boom infantil de la pandemia

    «Fue un rescate de la cuarentena, un bálsamo que nos regaló una tribu de amigos». Cielo Di Falco es la mamá de Tupac, un nene de 8 años que encontró en los campamentos por Zoom una salida creativa al desconcierto inicial que instaló la cuarentena. Tupac ya participó en más de 10 «zoompamentos». Con linterna, disfraces, instrumentos y su muñeco inseparable pasó una noche distinta. En una carpa improvisada en el medio del living o en el propio cuarto de los chicos los zoompamentos surgieron como un punto de fuga del encierro.

    El autor de esta idea disruptiva, un boom inesperado que trajo la pandemia, se llama Gabriel Wisznia, más conocido como Gabichu, de la agrupación Laberinto Masticable. Técnico en recreación y líder de la banda de rock infantil Los Raviolis. Él reconfiguró el espacio doméstico, detectó oportunidades y se transformó en el referente del Zoom sub-12. Todo empezó por una abuela que quiso regalar una participación estelar de Laberinto Masticable, expertos en animaciones, en el cumpleaños virtual de su nieta. Desconfiado del formato, Gabichu aceptó solo para «probar la plataforma». Cuando todos cantaron el feliz cumpleaños tuvo la certeza de que estaba ante un hallazgo. Y rápido de reflejos patentó Zoompleaños y Zoompamento en el Registro de la Propiedad Intelectual. De una agenda repleta de eventos cancelados pasó a agotar la capacidad de la sala del webinar. Entre abril y noviembre se metió en la casa de más de 5500 familias, los hizo bailar, jugar a la guerra de almohadas, buscar objetos en la oscuridad, escuchar historias y maquillarse de zombies. Por una noche reconfiguró la monotonía del espacio doméstico.