13.4 C
Buenos Aires
jueves 6 de mayo de 2021
Cursos de periodismo

Por primera vez, una mujer dirigirá la Universidad de Córdoba. En Buenos Aires blindaron el Congreso por la elección de la UBA

Luego de cuatro siglos de liderazgos masculinos, la filósofa Carolina Scotto se transformó en la primera mujer designada para hacerse cargo del Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba.

Por una amplia mayoría (167 votos a favor, 49 en contra y 7 en blanco), Scotto fue elegida como nueva Rectora, a pesar de los intentos de postergación de los comicios exigidos por la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), que ya logró varias postergaciones en la elección de la UBA.

“Asamblea Universitaria: lo hemos logrado. Hemos logrado respetar las instituciones con nuestra presencia, esfuerzo, valentía y convicción. Este, espero que sea un hermoso, útil y firme mensaje para quienes creen que se puede hacer cualquier cosa con las normas y las leyes”, aseguró la filósofa, considerada como una “progresista”.

De esta manera, se refirió a los movimientos universitarios que piden la suspensión de todos los comicios universitarios hasta que se aprueben nuevos estatutos que permitan realizar elecciones abiertas, con el voto de todos los estudiantes. “Estamos a favor de una universidad de todos. No sólo de los universitarios, sino de la sociedad que espera de nosotros cada vez más y mejores aportes. Sólo podían sentirse fuera de la convocatoria quienes, con un camión de piedras creen que van a impedir llevar adelante la asamblea universitaria”, sostuvo.

Mientras tanto, en Buenos Aires, los universitarios intentan impedir que la Asamblea se reúna en el Congreso Nacional para finalmente elegir el nuevo Rector de la UBA, tras varias postergaciones y tomas del Colegio Nacional Buenos Aires. La Policía Federal ha vallado el Congreso, disponiendo unos 150 efectivos que rodean el edificio.

Según informó el diario Clarín, ni los decanos de las facultades, ni el Parlamento se atrevieron a solicitar la protección policial, por temor a ser tildados de represores. Por eso, la decisión recayó en el Ministerio del Interior, responsable de la Policía, que tendría el visto bueno de la Presidencia para realizar tareas preventivas y desplegar fuerzas disuasivas.

Más información:
www.lanacion.com.ar/EdicionImpresa/cultura/nota.asp?nota_id=868393
www.lavoz.com.ar/06/12/17/secciones/sociedad/nota.asp?nota_id=28437
www.clarin.com/diario/2006/12/17/sociedad/s-05001.htm

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último