martes 28 de junio de 2022
Cursos de periodismo

Se conocieron los lineamientos del plan que prepara Lousteau. Habrá cambios y continuidades

Algunos cambios sobre puntos centrales y la continuidad en otros son las ideas que maneja por estos días Martín Lousteau, el futuro ministro de economía elegido por la presidenta electa Cristina Fernández. Un acuerdo con los bonistas, menor ritmo de crecimiento de la economía y la reestructuración del INDEC serán temas sensibles en su programa económico.

Esto surge del plan que Lousteau presentó a la presidenta electa y que rápidamente se filtró a la prensa. De él se puede apreciar que, fiel a su orientación keynesiana, el futuro ministro apunta a medidas de corte heterodoxo pero sin estridencias.

Hace algunos meses, el presidente Néstor Kirchner acusaba a la oposición de querer enfriar la economía por plantear metas de crecimiento inferiores a las que, aún con riesgo inflacionario, proponía el Gobierno en torno al 8%. Sin embargo, en el plan de Lousteau las metas en este sentido pasan por un crecimiento sostenido en el orden del 6%, manteniendo igualmente algún tipo de acuerdo de precios para sujetar cualquier posibilidad inflacionaria.

Sin embargo, el incentivo a la inversión – quiere que pase del 21 al 25 por ciento del PBI – intentaría, precisamente, frenar la suba de precios. Y ello se engarza con una propuesta audaz: a través de la opción “deuda por inversión”, se incentivaría a los bonistas para que orienten inversiones nuevas en el país. En tanto, para el pago al Club de París se instrumentaría un fideicomiso especial.

Se propone también una baja de la tasa de subempleo y un aumento del empleo formal que ubique a la desocupación en lo que se llama ‘una tasa friccional’ de entre el 5 y 6 por ciento. Y con respecto a la pobreza, la intención es que baje del actual 16% a un 5% sustentado por una inflación estable en un dígito.

Para la cuestión energética, deberá coordinar con el Ministerio de Planificación Federal para que la crisis se supere por medio de la inversión directa en el sector. Y en cuanto al tipo de cambio, éste deberá ser alto y flexible, tal vez atado a una canasta de monedas.

Quizás el tema más sensible por estos días sea la reestructuración del INDEC y su normalización. Puesto que aún no se tienen certezas sobre el futuro del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, Lousteau tiene en claro que no debe entrar en fricciones con él si continúa al frente de esa secretaría. Pero, así también, sabe que el control de precios pasa, en gran medida, por un índice real y confiable que los mida.

Más información
www.lanacion.com.ar/963395
www.clarin.com/diario/2007/11/18/elpais/p-00301.htm
www.perfil.com/contenidos/2007/11/17/noticia_0018.html

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último