martes 30 de noviembre de 2021
Cursos de periodismo

El Mercosur se reunió en Brasil para analizar la crisis financiera mundial. Argentina propuso aumentar la protección contra importaciones

Los gobiernos del Mercado Común del Sur (Mercosur) instaron este lunes a reformar el sistema financiero internacional y a intensificar el comercio dentro del bloque para reducir el impacto de la crisis bursátil y crediticia mundial en la región.

El llamado surgió durante un encuentro de emergencia convocado por Brasil, que ejerce la presidencia pro témpore del Mercosur, ante la turbulencia global.

Cancilleres, ministros de Hacienda y jefes de bancos centrales se reunieron en Brasilia para analizar los efectos de la difícil situación financiera mundial en el bloque comercial y para discutir mecanismos tendientes a atenuar sus consecuencias en los Estados miembros.

Según los analistas, la crisis internacional amenaza con desacelerar el crecimiento y reducir las exportaciones del Mercosur.

Un comunicado divulgado al final del encuentro realizado en el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería brasileña, manifiesta el consenso entre los países del bloque sobre la necesidad de una «reforma profunda de la arquitectura financiera internacional».

Según el documento, es necesario establecer en el ámbito global «instrumentos que permitan respuestas concretas, inmediatas y más adecuadas» a la coyuntura global.

No obstante, los gobiernos del Mercosur estuvieron de acuerdo en que la región «está más preparada que otras partes del mundo para enfrentar los desafíos que impone la crisis».

El Mercosur tiene como socios plenos a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay (Venezuela está en proceso de adhesión como tal) y como miembros asociados a Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.

Durante el encuentro, el canciller brasileño, Celso Amorim, dijo que la respuesta de la región a los problemas económicos globales debe ser «más integración».

«Ante la crisis debemos responder con más comercio, menos subsidios, menos distorsiones. Las dificultades no se solucionan con proteccionismo, menos aún dentro del Mercosur», aseguró Amorim.

En el mismo sentido se expresó su par chileno, Alejandro Foxley: «No podemos volver a la protección que existía en los años 60. Tenemos que usar el intercambio entre los países de la región para garantizar el crecimiento y el empleo».

Éste ha sido, precisamente, un punto de divergencia dentro del Mercosur.

Argentina decidió imponer restricciones para proteger su industria de la posible invasión de productos brasileños baratos tras la devaluación del real como consecuencia de la crisis mundial.

Brasil ha calificado de «proteccionista» esta medida que afecta a sus ventas de textiles y calzados. [i] (Con información de BBC Mundo)[/i]

Más información
www.clarin.com/diario/2008/10/28/elpais/p-01790587.htm
www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-114095-2008-10-28.html
www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1063942

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último