24 C
Buenos Aires
miércoles 3 de marzo de 2021
Cursos de periodismo

La Iglesia volvió a advertir sobre la ‘violencia física y verbal’. Dice que debilita la democracia y la paz social

Por segunda vez en menos de 48 horas, la curia se expresó sobre la situación del país. Advirtió que la «conflictividad en las calles y rutas» no es el modo de fortalecer la democracia, y que la violencia “verbal y física en el trato político (…) debilitan fuertemente la paz y el tejido social».

Los obispos, reunidos en Pilar – y encabezados por el cardenal Jorge Bergoglio – emitieron ayer una declaración a través de la cual opinan, en dos carillas, que la violencia verbal y física en el trato político, la falta de respeto a las personas e instituciones, y la descalificación de quienes piensan distinto son actitudes que debilitan fuertemente la paz y el tejido social.

El mensaje parece tener varios destinatarios, pero tras una semana con cortes repetidos en la avenida 9 de julio e interrupción en el servicio de subterraneos, un primer blanco parecerían ser quienes encabezan esos reclamos: «Muchas veces no se encuentran fácilmente los medios para atender y canalizar las necesidades legítimas de los distintos sectores, pero siempre se debe tener en cuenta que la democracia no se fortalece en la conflictividad de las calles y rutas, sino en la vigencia de las instituciones democráticas», dice el documento.

En otro pasaje, los obispos también aseguran: «La situación de pobreza es dramática para muchos hermanos nuestros y, aunque ya se han definido algunos caminos de ayuda y asistencia para las necesidades más urgentes, se hace necesario alcanzar estructuras más justas que consoliden un orden social, político y económico con equidad e inclusión». Leído en el contexto político, el párrafo parece apuntar a que el Gobierno no quede al margen de la declaración.

Pero el documento no particulariza. Como en otras declaraciones del Episcopado, la curia insiste esta vez con que la raíz de todos los problemas está en «la crisis cultural, moral y religiosa en que estamos inmersos», asegurando: «La cultura relativista imperante (…) corroe el sentido de la verdad (y) acentúa también el individualismo que lleva (…) a un progresivo acostumbramiento y resignación ante la pobreza y exclusión de muchos».

Más información
www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-135264-2009-11-14.html
www.losandes.com.ar/notas/2009/11/14/politica-456799.asp
www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1199433

Contenido Premium

Lo último