Miles de personas despidieron a Saramago en Lisboa. Duras críticas del Vaticano

Durante dos días estuvo abierta la alcaidía de Lisboa, cuyo Salón de Honor fue acondicionado como capilla ardiente. Sus restos serán cremados en el mediodía de hoy en el cementerio de São João.

El premio Nobel de literatura en 1998 murió el viernes a los 87 años en la isla española de Lanzarote. Su cuerpo fue trasladado a Portugal y velado en la ciudad capital. Miles de personas desfilaron incesantemente por el ayuntamiento de Lisboa para la última despedida.

Algo alejado de esas muestras de cariño y dolor, el periódico oficial de el Vaticano – el Osservatore Romano – atacó a Saramago en una semblanza publicada en la edición de hoy. Lo calificó de «populista extremista» y de «ideólogo antirreligioso».

El periódico lo describe como alguien «que con lucidez se ubicó del lado de las malas hierbas en el trigal del evangelio». También dice de él: «Fue un ideólogo antirreligioso, un hombre y un intelectual que no admitía ninguna metafísica, encerrado hasta el final en su confianza profunda del materialismo histórico, a saber el marxismo». Sin faltar a la verdad en este último punto, el periódico romano lo cataloga negativamente por su férrea oposición a la Iglesia y las críticas a la religión expresadas en varias de sus obras.

El fallecido escritor portugués se mantuvo fiel al Partido Comunista desde su adhesión en 1969, otro hecho que la Iglesia siempre criticó. Saramago es autor de ‘El Evangelio según Jesucristo’, una obra rechazada por el Vaticano.

Más información
www.elpais.com/articulo/cultura/elpepucul/20100620elpepucul_5/Tes
www.elmundo.es/elmundo/2010/06/19/cultura/1276964860.html
www.clarin.com/sociedad/libros/Semblanza-escritor-horizonte_0_283771694.html