Medios

En la misa por San Cayetano, Bergoglio reclamó mayor seguridad

Como cada 7 de agosto, una multitud se acercó ayer hasta la iglesia de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers, pidiendo o agradeciendo por «paz, pan y trabajo». Parte de la homilía del arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergolgio, giró en torno a la inseguridad.


«Que el señor escuche nuestras necesidades y nos dé protección ante la inseguridad que provoca la violencia», dijo Bergoglio. «Sabemos que el que sale a la calle necesita protección», sostuvo en otro pasaje.

El arzobispo aseguró que hoy se vive «en medio de una cultura cada vez más pagana» y le pidió al patrono del trabajo: «Cuida nuestra esperanza, protégela de los males que la amenazan como el bajar los brazos, el tirar la toalla, el apagar la mirada pensando que no vale la pena, que en este país no se puede».

Miles de fieles asistieron ayer a las misas que cada dos horas se celebraron en Liniers. Llegaron devotos de todo el país. El ritual se repitió en los santuarios dedicados a San Cayetano – santo patrono del trabajo – de todas las provincias.

Más información
www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1292478
www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-150958-2010-08-08.html
www.perfil.com/contenidos/2010/08/07/noticia_0011.html