viernes 14 de diciembre
InteresantePeriodismo Justo

El paro de las paradojas

Paradoja 1: De socio estratégico a principal enemigo.


Hasta hace dos años Hugo Moyano fue el principal aliado del gobierno. Cuando le preguntaban al dirigente camionero sobre las características de su relación con el kirchnerismo, decía: “jamás le hicimos un paro a Kirchner”. Esa relación que terminó en 2012 le trajo grandes beneficios a las dos partes.

  1. Moyano logró impedir que el gobierno le otorgase la personería gremial a la CTA, una promesa que Néstor Kirchner le había hecho a Víctor De Genaro.
  2. En la última década los camiones pasaron a ser el medio de transporte fundamental de la Argentina. Un ejemplo: el 95 por ciento del cereal se transporta en camiones. Y otra paradoja: aunque camiones y trenes deberían competir por la carga, en 2006 el sindicato de camioneros se integró al directorio del Belgrano Cargas, el ferrocarril de transporte más importante.
  3. En 2008, Kirchner le concedió a Moyano la vicepresidencia del Partido Justicialista a nivel nacional y la presidencia interina del PJ de Buenos Aires. Abandonó ambos puestos en 2011 al declarar en un acto público su enfrentamiento con Cristina Kirchner.
  4. El gobierno también le habilitó el manejo de la estratégica Administración de Programas Especiales (APE) de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS). Era el área que subsidiaba las prestaciones de alta complejidad de las obras sociales sindicales. En 2012 la cifra que manejaba el APE alcanzó los 1.400 millones anuales. Hay varias causas judiciales abiertas por el manejo de estos fondos.
  5. Moyano logró además designar gerente general de la APE a su abogado, Hugo Solá, y después a Daniel Colombo Russell, asesor legal de la Federación de Camioneros. Todo esto duró hasta la ruptura con la Presidenta.
  6. Hay más. El gobierno nacional le concedió al sindicato de camioneros durante nueve años, el llamado Régimen de Compensación de Aranceles (RCA), por los exámenes psicofísicos que debían cumplir los conductores de camiones que transportaban cargas pesadas. Ese fondo generaba un ingreso millonario a la obra social de Camioneros. En julio de 2012 se lo quitaron.
  7. Habría que agregar el control de parte del comercio exterior a través de la empresa Ivetra (Instituto Verificador de Transporte), propiedad del abogado del sindicato de camioneros Daniel Llermanos. En setiembre de 2012 Ivetra pasó a otras manos.
  8. El gobierno también le había entregado a Moyano el manejo de la estratégica Subsecretaría de Transporte Automotor, durante nueve años.

Me detengo aquí para no aburrir (los interesados los remito al capítulo 5 de Kamikazes, editorial Aguilar). En gran medida el poder de Moyano es a imagen y semejanza del kirchnerismo.

Paradoja 2: Paro nacional o paro sectorial.

El paro fue lanzado por tres de las cinco centrales obreras -si es que se puede considerar como tal a la CGT Celeste y Blanca de Luis Barrionuevo, un sello de goma a la medida del sindicalista gastronómico. Esto representa un tercio de los trabajadores agremiados. Sin embargo, el acatamiento será muy importante porque la mayoría de los sindicatos ligados al transporte anunciaron su decisión de no trabajar. También será importante el paro entre los estatales de la CTA de Pablo Micceli.

Los principales gremios no adhieren: UOM, SMATA, Sanidad, Comercio y Bancarios.  Otra paradoja: la UTA que agrupa a los choferes de ómnibus, y pertenece al sector de Antonio Caló (la CGT más cercana al gobierno), se sumó a la protesta.

Paradoja 3: Reclamo gremial o planteo político.

Los dirigentes convocantes enumeran, entre otros reclamos, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios con respecto a la inflación y la modificación del mínimo no imponible de ganancias. Se destacan entre otras enunciaciones extrañas como la inseguridad o las paritarias libres.

La carga del impuesto a las ganancias sobre los sueldos mayores a quince mil pesos es de una manifiesta injusticia. Este tema también afecta a numerosos sectores de clase media. En Europa el Impuesto a las Ganancias es un motivo de preocupación de actores famosos, empresarios y futbolistas estrella, en Argentina es un motivo de reclamo de los trabajadores. Este es apenas un ejemplo de una política fiscal regresiva que el gobierno nacional no quiso modificar en diez años.

Con todo, también hay razones políticas detrás de la protesta. La interna del peronismo tiene su expresión en la actual lucha sindical. Hace unos días Luis Barrionuevo anunció la creación de la Mesa Sindical Sergio Massa 2015. Es imposible saber si este aporte le suma o le resta al ex intendente de Tigre. Barrionuevo y Moyano están entre los dirigentes con peor imagen del país. Sí poseen un impresionante capacidad “de fuego” sindical que quedará expuesto con este paro.

Paradoja 3: Los dueños de la calle.

Las tres centrales que convocan al paro anunciaron que no propiciaban movilizaciones ni cortes. Sin embargo, los sectores sindicales vinculados a la izquierda clasista, agrupaciones estudiantiles  y otras organizaciones de base anunciaron la realización de cincuenta piquetes “para garantizar el éxito” de la medida de fuerza. Los cortes de calles y rutas, sumados al temor a posibles agresiones serán decisivos a la hora de disuadir a muchos de los que quieran aventurarse por las calles de las grandes ciudades.

Paradoja 4: Cantidad y calidad.

Al fin de la jornada se abrirá la discusión sobre el porcentaje de adhesión a la medida. Es un clásico de todas las protestas gremiales. El gobierno tratará de bajarle el precio, los sindicalistas de subirlo. Más allá de la cantidad, nada se sabrá de la calidad del paro. Será imposible saber cuántos trabajadores se quedaron en su casa ejerciendo el legítimo derecho a la protesta y cuántos no fueron a trabajar porque no pudieron o tuvieron miedo.

Aún con sus características particulares y sus paradojas, sería una torpeza que la Presidenta no atienda a los reclamos más razonables. Todo dirigente democrático debe prestar atención a las voces de los trabajadores.

 

3 comentario

  1. Reynaldo, que Barrionuevo te responda por qué la mayoría de los trabajadores de restaurantes no pararon es tan difícil como que un funcionario del gobierno te responda por qué en algunas reparticiones del estado cobran parte del sueldo en negro.

Dejar un comentario