Medios

Playboy cambia los desnudos por buen diseño

Luego de más de 60 años dorados de desnudez, la edición de marzo de Playboy tomó un rumbo bastante menos riesgoso. Las fotografías en la revista masculina se volvieron mucho más castas. Tanto más castas, de hecho, que el número de este mes no viene en envoltorio de plástico. En su lugar, luce una cubierta mate y de un tamaño ligeramente más ancho, como una revista de arte.


O sea,  Playboy ahora aspira a ofrecer una experiencia de lectura sin vergüenza. Al menos esa es una de las razones principales por las que revista se sometió a un rediseño importante que, entre otras cosas, termina con décadas de tradición de la publicación con fotografías de mujeres desnudas en sus páginas.

“Cuando el anuncio se hizo público (en octubre) Empecé a recibir textos y mails diciendo cosas como ¿Qué coño están haciendo?” cuenta el director creativo de Playboy Mac Lewis. Es comprensible. Desde su debut en 1953 (el mismo año Marilyn Monroe posó para la página central de la revista), Playboy  ha sido una de las más famosas fuentes de fotografía de desnudo en el mundo.

O, al menos, lo fue hasta ahora. Hasta que llegó Internet e hizo que la desnudez fuera mucho más accesible e instantánea. Hoy en día la desnudez hace tiempo que ha dejado de ser algo extraño. John Mayer lo expresaba mejor allá por 2012 en las mismas páginas de Playboy: Gracias a la pornografía online, pensó, “hubo días en los que he visto probablemente más de 300 vaginas antes de levantarme de la cama.” Tal vez era inevitable que sólo unos pocos años más tarde, el director ejecutivo de Playboy Scott Flandes declare en el New York Times que la desnudez es “ya pasó de moda.”

March-Issue-20-Q-Broad-City-Opening-Pages-1024x619
Por otro lado, no es suficiente llenar una revista con imágenes de cuerpos desnudos. El público adulto de hoy espera algo de imaginación en el contenido, un hecho reflejado por la proliferación de publicaciones independientes como C-Heads, o  Adult Magazine. “No me gusta la dualidad entre el mayor y menor órgano, el cerebro y los genitales,” dice Sarah Nicole Prickett, fundadora y editora de Adult Magazine. “Todos sabemos por actividades como el sexting, que están conectados. Y sin embargo, estas conexiones eran casi explícitas en la cultura alrededor mío”.

Por “la cultura”, Prickett se refiere en parte a la vieja guardia de revistas porno como Penthouse, Hustler, y, sí, Playboy. Prickett lanzó Adult en 2012, como una especie de antídoto para estos títulos y los de su clase. La revista presenta historias, además de las fotos, que describen matizada, tal vez incluso subversivamente, la sexualidad moderna. En particular, las mujeres crean la mayor parte de los adultos contenido.

Pero el gusto de los lectores de Playboy no es lo único que ha cambiado. Al igual que muchas revistas, las ganancias de Playboy vienen disminuyendo desde hace años. Las ventas alcanzaron su punto máximo en 1972, cuando el número de noviembre vendió 7,16 millones de copias. En 2015, la circulación anual de Playboy era de 800.000.

En 2014, sucedió algo interesante. En agosto de ese año, los editores relanzaron una versión más moderada de la página web de Playboy, y la audiencia se disparó un 400 por ciento, pasando de 4 millones de visitas únicas en julio, a 16 millones en diciembre. Al mismo tiempo, la edad promedio de los visitantes del sitio se redujo de 47 hasta 30,5 años.

Si el rediseño del sitio web era una señal, había llegado el momento de  Playboy para cambiar, no sólo como revista, sino como marca. En el recién reencarnado Playboy (que salió a la venta a mediados de febrero), las mujeres a menudo siguen apareciendo desnudas. Pero no hay desnudez, al menos, de acuerdo con las normas de Instagram. No hay pezones, y ciertamente nada que revele lo que se esconde debajo de las bragas. Hasta pueden encontrase mujeres cubiertas, con mallas color nude, con remeras, y con sábanas. No hay manera de negarlo, es un enfoque mucho más comedido.

toc1-1024x768

Es también uno de los componentes del rediseño. El staff editorial de Playboy podría fácilmente haber cambiado las fotos sin tener que revisar el resto de la revista, pero habría sido un error. La política de no-nude marcó una línea editorial más sofisticada, y el rediseño necesario para reflejarlo. Para eso, Playboy ha desechado muchas de sus antiguas rúbricas. Los editores se deshicieron de las caricaturas, las portadas de libros con gran cantidad de productos, y las planillas de datos de las modelos que una vez mostraron sus medidas y colores favoritos.

Playboy llegó a contratar nuevos fotógrafos, ilustradores y escritores. “Este fue un borrón y cuenta nueva”, dice Lewis. “Al principio, se trataba en realidad de romper ese esqueleto y averiguar cómo haríamos la nueva forma. A medida que las ideas se han desarrollado, se puede empezar a ver la limpieza que queríamos”.

Lewis y su equipo probaron cerca de 10 versiones de la nueva disposición, en la búsqueda de un aspecto más nítido, minimalista. El diseño que finalmente se impuso, y que puede verse en la edición de marzo, vuelve al tratamiento de tres columnas. También evita lo que Lewis llama “el revoltijo de 10 tipos de letra diferentes, por el que Playboy era famoso en el pasado”.

Para titulares y subtítulos, se usa una sola fuente personalizada, un tipo de letra que Lewis encargó a Okay Type. Y en un giro importante, la marca Playboy aparece con un trazo delgado, de contorno blanco que aparece en la portada de la edición de marzo. Lewis dice que usar una fuente expresiva pesada, especialmente una tan cargada de identidad de marca, hace que sea más fácil mantener el resto del diseño limpio.

Vía