martes 16 de octubre
Noticias Locas

Se compromete a no decir nunca más en su vida una mentira

¿Se imaginan cómo sería no volver a decir una mentira (ni siquiera una inocente) por el resto de sus vidas? ¿Qué tal un día entero? Sí, yo tampoco puedo imaginarlo, por lo que el compromiso de Keith Frankel a un estilo de vida libre de mentiras resulta aún más intrigante.


Hasta hace seis meses, Keith Frankel, un ejecutivo de Boston, no era diferente del resto de nosotros. Keith cuenta que siempre fue consciente de su capacidad para mentir en forma convincente y eficaz, y que sus habilidades sólo mejoraron con la edad.

“No es raro, más mentía, mejor mentiroso me volvía. La mentira, como cualquier otra habilidad, se hace más fuerte cuanto más se usa “, dice Frankel.

Keith-Frankel-no-lies2-600x600

Al principio Frankel no veía el daño en la mentira, sobre todo porque sus pequeñas mentiras en realidad no tenían consecuencias desastrosas en la vida de aquellos a su alrededor, no eran más que “pequeños engaños, pequeñitas, diminutas instrucciones erróneas”. Pero en un punto, Keith se dio cuenta de que, al verlo mentir en forma constante, había plantado la semilla de la desconfianza en sus amigos y familia.

Así que durante las vacaciones de invierno del año pasado, Keith Frankel, decidió dejar de mentir a cualquier persona, sobre cualquier cosa, por el tiempo que le sea posible, y también empezó un blog acerca de cómo el experimento afecta sus relaciones con otras personas.

Keith no sabe cuánto tiempo será capaz de mantener el ritmo, pero realmente espera que se convierta en un hábito de larga data.

Keith-Frankel-no-lies

Pero no hay que confundir la promesa de Keith de nunca volver a decir una mentira, con la honestidad brutal. Estableció algunas reglas claras, y una de las más importantes es que puede negarse a responder a las preguntas con las que no se siente cómodo, en lugar de utilizar su compromiso como una excusa para ser grosero.

En su última entrada en el blog, Keith dice que probablemente nunca volverá a mentir de nuevo. “Después de haber llevado esa forma de vida, está claro que nunca voy a volver a ser como era antes. Ser honesto es demasiado refrescante. Demasiado constructivo. También liberador… La verdad es que simplemente no hay valor que no sea egoísta que se pueda obtener por mentir. A cualquiera. Acerca de cualquier cosa.”

 

Dejar un comentario