martes 16 de octubre
Periodismo Justo

Las mujeres de Pérez Corradi

Los oyentes/videntes de mi programa Guetap (Vorterix.com) fueron testigos este martes de una charla singular. Un nuevo capítulo de esta suerte de novela del realismo mágico que va desde José López, el lanzador bolsos repletos de dólares, hasta la detención de Ibar Esteban Pérez Corradi, el prófugo más (¿?) buscado de la historia reciente de la Argentina. Las productoras periodísticas Florencia Martínez y Clara Szer procuraban el testimonio de la ex esposa argentina y de la novia paraguaya de Perez Corradi desde muy temprano. Cuando la primera estaba al aire pudieron conectar a la otra. Para sorpresa de todos aceptaron dialogar entre ellas y se saludaron al aire. Las dos hablaron el acusado de ser el autor intelectual del Triple Crimen de General Rodriguez. (Se reproduce el diálogo completo por gentileza de Vorterix.com)


“Me pongo en tu lugar, te entiendo porque me pasó lo mismo. En lo que pueda, en mi corazón de mujer, podés contar conmigo y con mis hijos. Sabemos que tenés un bebé muy chiquito y una nena de 3 años. Mi hija también tenía 3 años cuando Esteban estuvo en la cárcel. Mis nenes lloraban, no querían comer. Es muy dura la situación y vas a tener que aprender a darle amor vos a tu hija porque papá está en la cárcel y va a estar bastante tiempo. Vas a tener que poner mucha fuerza”, comenzó Liliana Aurehhuliu, la ex esposa argentina de Pérez Corradi, quien por otro lado dijo que su ex marido no la contactó durante los años en los que estuvo prófugo. “La nena está sufriendo, tiene fiebre, no durmió y era la más apegada a él. No sé lo que voy a hacer”, le respondió Gladys Delgado Britez, con su marcado acento paraguayo.

Ambas mujeres compartieron también experiencias sobre las enfermedades respiratorias de sus hijos. Aurehhuiliu preguntó a Britez si realmente su bebé está enfermo. “Le hicieron estudios en Brasil, no tengo el resultado final. Pero dijeron que tiene fibrosis quística. Pensamos que sí porque está con nebulizador 3 veces al día, respira mal”. Y le explicó el por qué de su consulta: “Ibar es más grande (13) y tiene asma crónica. El de 7 años tiene lo mismo y se me ahoga. Viven con puff. Si venís para Argentina, acá hay muy buenos especialistas y contás con mi apoyo para lo que quieras, como mamá te puedo ayudar”, detallò Aurehhuiliu.

“Jose Luis (Fernández, una de las identidades que Perez Corradi usaba en Paraguay) me dijo que se quemó las manos, y no más”, explicó Britez. También detalló que cruzaban seguido a la Argentina: “Ibamos a Misiones a buscar comida que a él le gustaba”.

Aurehhuiliu desmintió que en esos viajes Perez Corradi visitara a sus hijos en Buenos Aires. “Jamás en 4 años Corradi vio a sus hijos, ni vino al velorio de su madre. No nos pasó plata. Yo me mantengo con mi trabajo, doy clases de pole-dance. Señor (Eugenio) Burzaco, váyase, es una vergüenza, es una estupidez lo que dice”, cuestionó. “Damos gracias que pasó (la detención) porque creímos que estaba muerto. Hace cuatro años que no sabíamos nada de él. Que haya aparecido cuatro años después, con otra familia, es shockeante”, afirmó. “Si sigue así, creo que en una semana aparece Esteban (Perez Corradi) muerto. Hay muchos a los que no les conviene que hable”, vaticinó Aurehhuiliu.

Ambas mujeres también coincidieron en que no hablaba de “su trabajo” en los dos hogares sucesivos que tuvo. “Él no hablaba de negocios en casa, lo único que hacía era jugar con los chicos. Yo no sé lo que él hace en el día, nunca me comentó sobre un atentado o amenazas”, describió Britez. Aurehhuiliu, si bien dijo desconocer los negocios de su ex marido, detalló que “sabía que Forza tenía un laboratorio y Esteban le cambiaba los cheques. Después Forza quebró y le quedó debiendo plata. Fue Forza quien presentó a (los hermanos Cristian y Martin) Lanatta con Esteban”. “Forza venía con su mujer a casa. No había mala onda como para matarse”, completó. Ambas compartieron que Pérez Corradi “nunca hablaba de trabajo” en el hogar y que “era un excelente padre”. Aurehhuiliu afirmó, sobre la familia paraguaya que acaba de salir a la luz, que tal vez la tuvo “para salvar el dolor” con respecto a la persecución que sufría y quiso “arrancar de nuevo como pudo”.

“Tengo que respetar al padre de mis hijos. No tengo problema en verlo. Nos divorciamos porque no había más amor”, concluyó Aurehhuiliu. “Nunca lo vi hablar con ninguna mujer, con otros hijos. Es una buena persona, no creo las acusaciones, lo que dicen”, terminó Britez.

Pérez Corradi, acusado por tres homicidios y por tráfico de droga, por lo menos tiene dos personas que le creen. Difícil que existan muchos más.

A continuación el diálogo entre la mujer y la ex de Pérez Corradi en Guetap;

 

Dejar un comentario