viernes 19 de octubre
Medios

Cirugías en vivo, el nuevo furor entre los Millennials

Cuando Jennifer (maestra de 28 años de Manhattan) hace seis meses decidió mejorar su cuerpo con implantes de mama y un levantamiento de glúteos, accedió a que su cirujano plástico, el Dr. Mateo Schulman, subiera videos a Snapchat a lo largo de la operación.


“Tengo un millón de vistas por día en Snapchat”, cuenta Schulman. “Estaba buscando una plataforma para mostrar las cirugías de una manera realista, y no sensacionalista o idealizada como se hace comúnmente en la televisión, en esencia, dejar que los espectadores entren en mi mundo con un ‘detrás de escena’ de mi oficina y mi personal. ”

El voyeurismo quirúrgico ha alcanzado nuevos niveles en estos días, desde la serie “Nip/Tuck”, el show de FX sobre cirugía plástica, que se convirtió en un éxito hacer varios años. Cada vez más, los médicos están filmando los procedimientos y publicándolos en YouTube y Snapchat.


La dermatóloga Sandra Lee, conocida como Dr. Pimple Popper, comenzó a mostrar sus extracciones en Instagram hace dos años, y luego se pasó a YouTube. El cirujano plástico de Miami Michael Salzhauer, conocido como Dr. Miami, está acreditado por ser el primero en utilizar Snapchat en tiempo real durante sus cirugías, incluso tiene un soundtrack de la sala de operaciones. Sus seguidores crecieron a un ritmo asombroso, y Schulman, cirujano plástico de Nueva York, lo siguió rápidamente.

Schulman, que registra unas siete u ocho cirugías a la semana, comenzó la transmisión de sus 10 segundos de clips de video hace un año. El cirujano filma una introducción al procedimiento, y luego una enfermera o asistente graba con un teléfono celular durante la operación. En mayo hosteó su primera presentación en vivo en BuzzFeed (una remoción de exceso de piel de un hombre que había perdido casi 300 libras), que fue emitida a más de 10 millones de seguidores de Facebook del sitio.

Mientras que los videos persiguen el propósito de ser educativos, también son una poderosa herramienta de marketing para la generación de los millennials. Schulman dice que el 90 por ciento de sus pacientes le permiten transmitir sus cirugías. “La mayoría demográfica tienen entre 18 y 32 años”, explica. “Alrededor del 80 por ciento de las personas que vienen a verme para una consulta, que ya me están siguiendo en Snapchat, por lo que mis pacientes tienden a ser más conscientes y comprometidos en las redes sociales”.


Los espectadores de estos clips médicos se dividen en dos grupos: los que quieran aprender sobre las cirugías a las que piensan someterse, y aquellos que simplemente quedan hipnotizados por lo que ven.

Pero también hay muchas voces en contra de esta nueva moda. “La relación médico-paciente debe ser sagrada, y la seguridad del paciente debe ser la prioridad número 1”, afirma Dan Mills, presidente de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica Estética, que cree que el streaming de las cirugías en directo es inapropiado, y empuja límites éticos. “Si resulta que algo sale mal en una cirugía de transmisión en vivo, ¿voy a estar pensando más en el paciente o voy a estar pensando en la transmisión en vivo? Por eso no admitimos miembros de la familia o amigos en el quirófano. Si dejamos que entre todo el mundo, eso va a poner en peligro su juicio. También está añadiendo cosas a la sala de operaciones, no es ideal para la esterilidad óptima”.

“Nuestros comités de ética están trabajando en esto”, añade Mills. “No hay duda de que algunos médicos que utilizan Snapchat están siendo poco profesionales y carecen de integridad sobre la base de su comportamiento.”

Vía

 

Dejar un comentario