miércoles 21 de noviembre
Noticias Locas

Comió sólo alimentos a base de tomate durante 10 años

Liam Pierce, de Gloucester, se atragantó con un guisante cuando tenía dos años, y desde entonces nunca más fue capaz de comer un vegetal. El niño, que vivió con una dieta de alimentos a base de tomate durante 10 años, por fin pudo consumir una comida adecuada, luego de haber sido hipnotizado para superar su extraño temor a los alimentos.


Liam, de 14 años, no fue capaz de mirar un vegetal sin sentirse enfermo desde que se atragantó con un guisante cuando tenía dos años. El trauma infantil provocó que Liam se volviera adicto a los productos a base de tomate, y consumiera más de tres botellas de ketchup a la semana.

Incluso tuvo que saltear los almuerzos escolares, luego de que sus compañeros de clase se burlaran de su dieta diaria de ketchup y espaguetis. En su casa casa, empapaba su comida en salsa de tomate, y devoraba un paquete de 250 gr de tomates cherry cada noche como snack.

PAY_TOMATO_ADDICT_18

También se abrió paso en su dieta a base de un máximo de diez latas de sopa de tomate a la semana. Sus angustiados padres trataron desesperadamente de apartar a su hijo de los tomates, pero todos los intentos fracasaron.

Liam finalmente logró curarse de su adicción, y el miedo a otros alimentos que no son tomates, después de someterse a sesiones de hipnoterapia. Luego de una sesión de sólo una hora con el terapeuta David Kilmurry, Liam probó verduras asadas, sin salsa de tomate ni ningún otro acompañamiento en el plato.

Liam contó: “Desde que tengo memoria siempre me gustaron los platos con tomates. Si no tenía tomates a mano, simplemente le ponía ketchup a todo. Me gustaba, pero no era sólo por eso, era más como un hábito del que era dependiente, si comía algo tenía que tener salsa de tomate… Eso significaba que tenía que saltar el almuerzo en la escuela, porque no podía comer lo mismo que todos los demás, y era objeto de burlas constantes.

PAY_TOMATO_ADDICT_13

“Cada vez que veía un vegetal me daban arcadas. En la clase de tecnología de los alimentos en la escuela, no podía tocar o estar cerca de ningún tipo de verduras”. El adolescente, que ha consumido un estimado de 500 litros de salsa de tomate en su vida, fue a ver al terapeuta David Kilmurry el mes pasado.

Liam agregó: “Había probado hipnoterapia antes, pero no funcionaba, pero inmediatamente después de una sesión con él me di cuenta de la diferencia… Ahora me he recuperado de mi fobia a probar cosas nuevas en público. No la superé por completo, pero estoy bajando gradualmente la cantidad de salsa de tomate, y aumentando la cantidad de verduras”.

 

Dejar un comentario