Interesante

Cómo protegerse contra el robo de identidad

security lock on credit cards with computer keyboard - credit card data security

Con los hackers y las filtraciones de datos protagonizando titulares de todo el mundo, la protección de tu información personal y financiera es más importante que nunca. Sin embargo, la protección de tu nombre, fecha de nacimiento, contraseñas y números de tarjetas de crédito puede ser un gran trabajo.


A continuación, ocho maneras inteligentes de protegerse contra los ladrones de identidad que quieran robar tu información para acumular compras, cuentas abiertas a tu nombre, o presentar declaraciones de impuestos fraudulentas:

 

1. Recibir alertas de la banca móvil

Además de revisar periódicamente tu tarjeta de crédito y tus estados de cuenta mensuales, es conveniente inscribirse para recibir alertas. La mayoría de las instituciones financieras se pondrán en contacto por correo electrónico o SMS cuando se produce un retiro inusualmente grande, o compras de más de una cierta cantidad. Descargá la aplicación móvil oficial de tu banco para controlar tus cuentas desde el teléfono. Y si ves compras no autorizadas, contactá al banco inmediatamente.

 

2. Monitorear los informes de crédito

Chequeá los informes de crédito para asegurarte de que no contienen ninguna dirección errónea, o cuentas incorrectas. Si ves algo sospechoso, ponete en contacto con las agencias de informes de crédito y con tu banco de inmediato.

 

3. Cambiar a menudo las contraseñas

Usar siempre la misma contraseña y guardarla en tu computadora puede ahorrarte tiempo, pero también puede hacerte vulnerable a un fallo de seguridad. Además de utilizar los nombres de usuario y contraseñas (cadenas aleatorias de letras, números y símbolos) complejos, debés cambiar tus contraseñas con regularidad, especialmente para los nombres de usuario de banca. Y sólo iniciar sesión en sitios web financieros cuando estás en una red de Wi-Fi privada y confiable.

 

4. Cuidado con los correos electrónicos no solicitados

Los ladrones de identidad suelen engañar mediante el envío de un correo electrónico que luce como si viniera de una compañía legítima con la que tenés relación. Si recibís un correo electrónico no solicitado de lo que parece ser tu banco, tené cuidado. No hagas clic en ningún enlace del correo electrónico, o correrás el riesgo de instalar en tu computadora software malicioso. Los estafadores también pueden llamar, decir que son empleados de tu banco, y pedir que reveles tu número de cuenta, número de seguridad social, u otra información personal. En vez de responder, ponete en contacto directamente con el banco (usando el número en la parte posterior de la tarjeta) para averiguar si el correo electrónico o la llamada es legítima.

 

5. Usar trituradora de papeles

Internet permite un montón de nuevas oportunidades para que los hackers roben tu identidad, pero los ladrones de identidad de la vieja escuela todavía no son cosa del pasado. Debido a que estos ladrones investigan tu basura, en busca de correo u otros documentos que contenga información personal, es importante adquirir el hábito de usar una trituradora de papel. Antes de tirarlos, destruí todos los resúmenes de tarjetas de crédito, extractos bancarios, facturas de servicios públicos, recibos, e incluso las etiquetas de los frascos de pastillas recetados.

 

6. Limitar lo que se comparte en las redes sociales

Los ladrones de identidad aman a los usuarios que comparten por demás. Ya sea que compartas la fecha de tu cumpleaños en tu perfil de LinkedIn, tu número de teléfono en Facebook, o el nombre de tu mascota en Twitter, te estás haciendo vulnerable a los ladrones de identidad que pueden estar a la caza de las respuestas a las preguntas de seguridad. Para todas tus cuentas de redes sociales, asegurate de que la configuración de privacidad sea fuerte, no aceptes a amigos o conexiones con personas que no conocés, y no compartas demasiada información personal.

 

7. Asegurar el buzón de correo

Algunos ladrones de identidad roban el correo de los buzones de correo, con la esperanza de encontrar extractos bancarios o de tarjetas de crédito, ofertas de tarjetas de crédito pre-aprobadas, u otros documentos sensibles. Para protegerte contra este tipo de robo de identidad, poné un candado en tu buzón y retirá el correo tan pronto como te sea posible.

 

8. Guardar los documentos importantes en una caja fuerte

Poner todos los documentos importantes en una caja fuerte puede proteger tu información de terminar en las manos equivocadas. Mantené tus documentos, pasaporte, certificado de nacimiento, copias de las credenciales de la obra social, y una página impresa con tus contraseñas importantes en una caja fuerte.

Vía