Medios

El periodismo en la era del clickbait

Según los expertos, la defensa de la integridad periodística es la única manera de combatir el modelo de negocio de pago por clic de los medios.


En una época abrumada con noticias clickbait, donde los clics significan dinero, ¿está perdiendo su relevancia el periodismo? Y ¿hay alternativas de modelos de negocio sostenibles que permitan a los periodistas profesionales la libertad de producir periodismo significativo y equilibrado?

Estas fueron algunas de las preguntas a un panel de directores de radio y televisión de todo el mundo en el coloquio Journalism Under Fire de la UNESCO, celebrado recientemente en París.

Vicente Jiménez, director general de la cadena de radio española SER, dio inicio a la discusión citando algunas de las historias más leídas en España el año pasado:

¡El servicio militar obligatorio para las personas desempleadas! ¡La prohibición de asistir a la universidad para los Trabajadores! ¡La prohibición de las procesiones de Halloween para evitar ofender a los musulmanes! Todas eran «noticias falsas».

Jiménez argumentó que el modelo de negocio de clics está envenenando los medios de comunicación.

«A menudo estamos buscando historias estúpidas o irrelevantes para generar una gran cantidad de clics, para aumentar nuestros ingresos», dijo. «Miren ahora mismo los sitios web de los principales periódicos y encontrarán muchas historias sobre gatos, sobre las diferentes formas de cocinar alguna comida, o sobre si Lady Di era más alta que su marido.»

Giles Trendle, director general de Al Jazeera, estuvo de acuerdo con que los medios de comunicación se veían desafiados por la proliferación de nuevas plataformas y medios.

Sin embargo, dijo, “el diálogo con las nuevas tecnologías no necesariamente debe significar perder el alma”.

«Tenemos que mantenernos firmes en los principios editoriales, que es un modelo de negocio válido en sí mismo. Tenemos que defender lo que hacemos, como la calidad, la credibilidad, el periodismo equilibrado que es fáctico y abarcador, y apreciar nuestra integridad editorial», dijo Trendle.

Los fundamentos del «periodismo de calidad» con el tiempo prevalecerán sobre el inferior «periodismo amarillo», agregó.

Con menos de un 1 por ciento de la población de El Salvador con acceso a internet, las razones comerciales para la creación de un sitio de noticias de investigación online en los años 90 pueden no haber sido obvias.

Pero sin recursos para establecer un periódico impreso, Carlos Dada y sus colegas lanzaron El Faro online en 1998. El Faro se especializa en extensos reportajes de investigación, y Dada, editor en jefe, explicó: «Todo el mundo nos dijo que sería un fracaso porque Internet, este nuevo medio, estaba allí sólo para difundir noticias de último momento, noticias cortas».

El Faro sobrevivió y se convirtió en «plataforma agnóstica», utilizando una combinación de plataformas de medios para llegar a tantas personas como fuera posible.

Dada dice que mantiene firme su misión social de educar a sus lectores para convertirse en ciudadanos informados, y al hacerlo, fortalecen las instituciones democráticas, lo que ha sido clave para el éxito de sus negocios.

De acuerdo con Andrius Tapinas, fundador y director ejecutivo de Liberty TV en Lituania, el periodismo financiada por el público podría ser un camino a seguir en un entorno privado de subsidios estatales, especialmente para los medios de comunicación pequeños.

A pesar de que las estaciones de televisión de Lituania son libremente accesibles online, Tapinas (con un grupo de periodistas) hizo una apuesta al establecer un canal de televisión online al que los espectadores podían acceder a través de una suscripción mensual.

Seis meses después de su lanzamiento, Liberty TV compite con la televisión estatal en términos de números de audiencia, dijo Tapianas. Con una base de suscriptores estable, el canal evita la tiranía del modelo de negocio de clics.

Tapinas también hizo hincapié en la necesidad de innovación.

«Nuestro canal de TV es la emisora ​​más grande de Lituania en YouTube, pero conseguimos cuatro veces menos suscriptores que un chico de 17 años de edad que está haciendo alguna historia graciosa en el sótano de su madre», dijo Tapinas. «Entonces, ¿qué hacemos? ¿Lloramos, o nos adaptamos tal vez contratando a este tipo?»

El periodismo financiado por el público también ha sido implementado con éxito por otros medios de comunicación, sobre todo por la revista francesa de investigación y opinión online Mediapart, que está financiada en su totalidad por sus 130.000 suscriptores, y que en los últimos años han denunciado importantes historias de corrupción, como el affair Cahuzac, escándalo que llevó en 2013 a la renuncia del ex ministro de Presupuesto de Francois Holland, Jerome Cahuzac.

Vía