Medios

Finstagram, el mundo privado de las «falsas» cuentas adolescentes de Instagram

Instagram está aparentemente diseñado para inspirar celos. Es el lugar donde la gente publica fotos de su almuerzo, sus últimas vacaciones, o un nuevo outfit de lujo, todo iluminado y enmarcado de una manera que sugiere que todo en su vida es tan perfectamente compuesto como las imágenes en su cámara.


De acuerdo con un estudio de 2015 del Pew Research Center, el 92 por ciento de los adolescentes pasa algún tiempo online todos los días, y casi el 24 por ciento dicen que están constantemente conectados a las redes sociales. Mientras que Facebook sigue siendo el más popular de los sitios de redes sociales, Instagram está justo detrás, con más de la mitad de los adolescentes (el 61 por ciento son mujeres) chequeando activamente.

Eso crea mucha presión para publicar fotos que logren validación en forma de likes, y con tanta gente mirando, se puede sentir demasiado cuidado y manipulado. Todos hemos visto esas fotos de arreglos de mesa y jóvenes cuidadosamente colocados que ríen con copas de champán en la mano, en un bar en la terraza al que no fuimos invitados.

Pero hay otro costado de Instagram que está en constante crecimiento en popularidad, uno que se esconde ligeramente por debajo de la superficie y detrás de los nombres de usuario privados, donde las fotos son mucho más espontáneas y reveladoras. Se llama #Finstagram, y está lleno de los tipos de imágenes que los adolescentes no quieren que veas.

 

Qué es Finstagram

Un Finstagram, o “finsta” para abreviar, es una cuenta falsa de Instagram. Las cuentas son típicamente privadas, con nombres de usuario que no revelan la identidad del propietario de inmediato. El término fue creado y popularizado por adolescentes de la escuela secundaria, pero la moda se ha trasladado también a la escena de la universidad.

Se utiliza principalmente para liberar a la gente del confinamiento de una cuenta tradicional, haciendo que se sientan mejor acerca de la publicación de ridículos memes, selfies feas de sus amigos, y todo lo que se cruza en su mente. Es más fugaz como Twitter, y menos permanente que Facebook.

En otras palabras, le da a los adolescentes y a los estudiantes la oportunidad de actuar como adolescentes, para mostrar su verdadera personalidad sin interrumpir su estética, o tener padres o jefes que los vean.

“Finsta es un lugar para historias sobre despertarse tarde, tener saldo negativo en tu cuenta bancaria, o publicar títulos como ‘soy una excelente ama de casa, cada vez que dejo a un hombre me quedo con su casa’”, dijo Casey Reilly, de 19 años, de la Universidad de Townson en Maryland, que mantiene su finsta privado.

Reilly define finsta como un lugar para exponer exes, y para compartir memes divertidos. La joven no deja que “la gente aburrida” la siga, porque no tiene tiempo para ese tipo de “negatividad”.

La definición de Finstagram difiere significativamente según quién se le pregunte. “Un finsta es definitivamente tu marca”, dijo Tochukwu Okafor, 22 años, estudiante de relaciones internacionales en la Universidad de Texas en Austin. “¿Quién sos emocionalmente y otras cosas: peculiaridades, estrés, tristeza y todo.”

Okafor utiliza finsta para publicar sus outfits diarios, y las fotos de otras personas en su vida que están siguiendo su estilo. Su último mensaje fue un collage de sus más recientes búsquedas online, que incluyen el tipo de gato a adoptar para las personas con alergias, Kit Harrington, y la carta natal de alguien.

Axel Samaniego, estudiante de instituto de 18 años de Austin, Texas, usa sus finsta para mostrar sus fotografías y cosas al azar que ve todo el día. No es tan diferente de una cuenta típica de Instagram, pero es más aleatoria y personal. Dice que es seguro asumir que la mayoría de los estudiantes de secundaria tienen una.

Pero los adolescentes no han abandonado sus cuentas de Instagram regulares. Eso es lo que ellos llaman “Rinstagram,” o un “verdadero Instagram.”

“No me gusta decirlo, pero el insta regular, para la mayoría de la gente, creo, es algo muy meticulosamente curado, incluso si no es tan obvio, o incluso si es privado”, dijo Okafor. “Es como tu signo ascendente, lo que la gente ve y exclama ‘ahhhhhh’.”

Muchos adolescentes tienen ahora dos perfiles diferentes: Rinstagram para impresionar a la gente a su alrededor, y Finstagram para entretenerse a sí mismos y perder el tiempo. Se podría argumentar que Rinstagram sólo está amplificando algunas de las cuestiones sociales que los adolescentes enfrentan (las cuentas privadas inherentemente dejan a algunas personas afuera, el equivalente de Instagram de la mesa de chicos cool en la cafetería), pero la mayoría parecen sentir que está ayudando a crear un equilibrio saludable en sus vidas en las redes sociales.

“La gente está muy preocupada por lo que todo el mundo piensa [en Instagram]”, dijo Reilly. «¿A quién le importa?»

A los chicos den Finsta no, eso es seguro.

Vía