Medios

Google creó un algoritmo que elimina las marcas de agua de las imágenes

Un equipo de investigadores de Google desarrolló un algoritmo que elimina completamente las marcas de agua de las imágenes en cuestión de segundos, y funciona de forma totalmente automática.


Los profesionales de la fotografía a menudo incluyen marcas de agua en sus imágenes para proteger los derechos de autor y evitar que las personas las utilicen sin su permiso. Sin embargo, los investigadores fueron capaces de identificar un error flagrante en este enfoque, y explotarlo para negar la visibilidad de las marcas de agua en conjunto.

El método esencialmente toma ventaja del hecho de que las marcas de agua, por diseño, se aplican a las fotografías de la misma exacta manera.

Mientras que esto hace que sea más fácil establecer su marca para los distribuidores de fotografías, los Googlers fueron capaces de aprovechar esta consistencia con el fin de desarrollar un algoritmo que es capaz de quitar de manera autónoma las marcas de las imágenes.

La técnica se explica más ampliamente en el siguiente video:

El resultado es bastante impresionante. A modo de comparación, si bien el borrado manual de las marcas de agua de las fotografías puede tardar varios minutos, incluso para los profesionales de Photoshop, los investigadores pudieron entrenar un modelo para que realice la misma tarea mucho más rápido y sin ninguna intervención de seres humanos.

Los Googlers explicaron que el truco consistía en enseñar a la computadora cómo identificar con precisión las estructuras de filigrana que se repetían, y luego ajustarlas para reemplazarlas de manera convincente.

«Si una marca de agua similar está incrustada en muchas imágenes, la marca de agua se convierte en la señal en la colección y las imágenes se convierten en el ruido, y se pueden utilizar operaciones simples de imagen para sacar una estimación aproximada del patrón de marca de agua», revelaron Tali Dekel y Michael Rubinstein.

He aquí cómo se ve en acción:

 

Afortunadamente para los distribuidores de fotografías, los investigadores también tomaron la iniciativa de lograr una manera más sólida de proteger sus fotos del software de eliminación de filigrana.

La solución secreta: Introducir inconsistencias a sus patrones de marca de agua.

Apoyándose en este método, los Googlers notaron que añadir incluso las más mínimas modificaciones a la marca de agua, como cambiar su posición, distorsionar su forma y jugar con su opacidad, hacía cada vez más difícil para el algoritmo ocultar las marcas de la firma.

Vía