Medios

El origen del meme del “novio distraído”

Lo habrás visto cientos de veces: Un hombre camina por una calle con su novia, la cabeza vuelta hacia atrás, con cara de dibujo animado observando a una mujer que camina en la dirección contraria. Es la foto de un banco de imágenes llamada “novio distraído”, una imagen que se ha convertido en uno de los memes más utilizados en las redes sociales. Y nadie está más sorprendido de su popularidad que el hombre que la tomó.


Antonio Guillem es un fotógrafo español de 45 años, que pasa sus días en sesiones de fotos específicamente destinadas a bancos de imágenes. Durante la mayor parte de ese tiempo, ha trabajado con los mismos tres modelos. Su portfolio está formado por personas (una combinación de dos mujeres y un hombre) en el tipo de poses reactivas que hacen que la fotografía de archivo sea una misteriosa delicia.

Pero a mediados de 2015, impulsado por las exitosas ventas, Guillem quería diversificar su apariencia. “Decidimos tomar algunos riesgos, planeando una sesión que representa el concepto de infidelidad en las relaciones de una manera lúdica y divertida”, dice el fotógrafo. Guillem y sus modelos llegaron a Gerona (una ciudad idílica en Cataluña, España), eligieron un lugar en la calle, y comenzó a tomar fotos. “Fue muy difícil lograr expresiones faciales que fueran creíbles”, dice Guillem. “Principalmente porque siempre tenemos un gran ambiente de trabajo, y casi todo el tiempo una de las modelos se reía mientras estábamos tratando de tomar la fotografía”.

Si bien de esa sesión salieron varias tomas, fue “hombre desleal caminando con su novia y mirando sorprendido a otra chica seductora” la que iría a encender internet con infinitas versiones de la misma broma.

El Tumblr Meme Documentation rastreó la última publicación de la imagen “novio distraído” a finales de enero en un grupo turco de Facebook dedicado al rock progresivo. Después de eso quedó inactivo hasta este mes, cuando Twitter enloqueció con la imagen convertida en meme. Estos son sólo algunos ejemplos, siempre con espíritu de instrucción y alegría.

La imagen se usó por primera vez el 23 de febrero en la cuenta de Instagram “_dekhbhai_” pidiendo a los seguidores que “etiquetaran a ese amigo que se enamoraba todos los meses”. Hasta el momento la imagen tiene más de 28 mil me gusta.

Para Guillem, la explosiva popularidad de la foto tomada hace dos años es más curiosa que cualquier otro hito. “Nunca pensé que una de mis imágenes sería tan popular”, dice. “Ni siquiera sabía lo que era un meme hasta hace poco, cuando los modelos comenzaron a hablarme de los memes que la gente estaba haciendo con nuestro trabajo”.

Como no todos saben, la popularidad en Twitter no se traduce directamente en ganancias de la vida real. “Nuestras imágenes más vendidas obtienen más de 5.000 a 6.000 ventas al año, mientras que la foto del meme se vendió alrededor de 700 veces al año”, dice Guillem. Su foto más vendida, una foto en solitario de una de las “mujeres distraídas” sonriendo, ha vendido más de 13.000 copias. “Los memes no nos han dado ningún tipo de beneficio económico, porque la mayoría de las imágenes no se han vendido en las agencias”, dice Guillem. “Se están utilizando sin la licencia apropiada.”

Guillem dice que “no está preocupado por la situación de los memes”, y entiende que los remixeros de las redes sociales están actuando “de buena fe”. Él planea llevar a cabo acciones legales en los casos en que las imágenes podrían reflejarlo mal a sí mismo o a los modelos.

“En cuanto a lo que pienso sobre la foto que se ha vuelto viral, Creo que resultó una buena base para ese alguien que tuvo la genial idea de convertirla en una metáfora que vale para todo”, dice el fotógrafo. “Y eso, no es mérito nuestro”.

Vía