Medios

¿El fin de la TV por cable?

El invierno llegó para los operadores de televisión por cable y satélite. Los consumidores estadounidenses están cancelando el servicio tradicional de TV paga a un ritmo mucho más rápido de lo que se esperaba, según la consultora eMarketer.


En 2017, un total de 22,2 millones de adultos estadounidenses habrán cortado el servicio de TV por cable, satélite o telco (un 33% más que los 16,7 millones de 2016), según predice la consultora. Eso es significativamente mayor que la estimación previa de eMarketer de 15,4 millones cortadores de cable a finales de este año. Mientras tanto, el número de «cord-nevers» (consumidores que nunca se suscribieron a la televisión paga) aumentará un 5,8% este año, a 34,4 millones.

«Las audiencias más jóvenes continúan cambiando a mirar exclusivamente video o mirarlo en combinación con las opciones gratuitas de TV,» dice Chris Bendtsen, analista senior en eMarketer. «El año pasado, incluso los Juegos Olímpicos y las elecciones presidenciales de Estados Unidos no impidieron que los más jóvenes abandonaran la televisión paga».

En total, 196.3 millones de adultos estadounidenses tendrán televisión paga tradicional (cable, satélite o telecomunicaciones) este año, un 2,4% menos que en 2016, según eMarketer. Para el año 2021 bajará a 181,7 millones, un descenso de casi el 10% desde 2016. El número de televidentes pagos de 55 años o más seguirá aumentando en los próximos cuatro años, mientras que en las otras franjas etarias los suscriptores pagos seguirán disminuyendo.

Para el 2021, el número de usuarios que darán de baja la TV por cable será casi igual al número de personas que nunca han tenido televisión paga, un total de 81 millones de adultos en Estados Unidos. Eso significa que alrededor del 30% de los adultos estadounidenses no tendrán televisión paga tradicional en ese punto, según el pronóstico de eMarketer.

Hay una advertencia sobre estos números: las estimaciones de eMarketer para los televidentes no incluyen servicios de televisión «virtuales», como Sling TV de Dish Network, DirecTV Now de AT&T, el servicio de TV en vivo de Hulu, o YouTube TV. Sin embargo, los analistas de la industria dicen que los servicios de suscripción por televisión no han compensado las disminuciones en la televisión tradicional paga. Por otra parte, los paquetes OTT más baratos típicamente incluyen menos canales, por lo que el crecimiento de paquetes de TV «flacos» implica pérdidas netas de hogares para muchas redes de cable.

Al ver este panorama, varios programadores de televisión han lanzado o están preparando servicios de streaming directo al consumidor. CBS lanzó en 2014 All Access, mientras que Disney ha fijado a principios de 2018 el debut de un paquete ESPN OTT sin cable necesario (aunque eso excluirá los juegos de la NFL y la NBA). Además, cinco compañías de medios, A+E Networks, Viacom, Discovery, Scripps Networks Interactive y AMC Networks, al parecer se han unido para crear un paquete  de televisión por cable no deportivo a un precio de menos de USD 20 al mes.

Para el negocio de la televisión, hay otra tendencia preocupante: la gente está viendo menos TV tradicional. Por primera vez, en 2017 se espera que la televisión promedio en Estados Unidos caiga por debajo de 4 horas por día, predice eMarketer.

El tiempo promedio en que los adultos estadounidenses ven televisión (excluyendo la digital) caerá un 3,1%, a 3 horas y 58 minutos este año. Mientras tanto, el consumo de video digital, sigue subiendo. Los adultos estadounidenses consumirán 1 hora y 17 minutos de video digital por día en promedio en 2017 (excluyendo el tiempo dedicado a ver videos en redes sociales), un 9,3% más que en el año anterior, según eMarketer.

Con la caída de la televisión paga estadounidense más rápida de lo previsto, y el tiempo promedio de visualización de la televisión también en descenso, eMarketer calculó su previsión de gastos publicitarios para 2017 en algo más de mil millones de dólares.

Este año, la publicidad en televisión aumentará sólo el 0,5%, a USD 71,65 millones (frente a los pronósticos anteriores de USD 72,72 billones). Como resultado, la participación del sector de la televisión en el gasto total en publicidad de los medios estadounidenses caerá al 34,9% (frente al 36,6% en 2016) y se espera que caiga por debajo del 30% en 2021.

Vía