jueves 19 de octubre
Noticias Locas

Golfista tarda 82 días y 20.093 tiros para lograr el hoyo más largo de la historia

Adam Rolston, un ex jugador de rugby de Irlanda del Norte, completó recientemente el hoyo más largo del golf en la historia, una hazaña que lo vio golpear una pelota de golf 20.093 veces sobre  alrededor de 2.000 kilómetros, a través de los desiertos y sierras de Mongolia.

Rolston, de 28 años, tuvo la idea de este original desafío mientras charlaba con su ex colega de rugby, Ron Rutland, en Kenia. Rutland había completado una épica aventura de 26.000 kilómetros de ciclismo por todos los países de África, antes de llegar a Sudáfrica para ver a su equipo nacional de rugby competir contra Japón en el Mundial de 2015. La increíble historia hizo que Adam pensara en una aventura similar, pero relacionada con el golf. Empezó a hablarlo con sus amigos, pero todos dijeron que no podía lograrse, lo que sólo le hizo querer intentarlo aún más.

La idea de “The Longest Hole” fue dar el golpe inicial desde el punto más occidental de Mongolia y seguir golpeando la pelota de golf hasta que alcanzara el decimoctavo green del único campo de golf en el país asiático, en Ulaanbataar. El joven eligió Mongolia porque tiene los fairways más grandes del mundo, una densidad de población baja y muy pocos obstáculos hechos por el hombre. Calculó que tendría que golpear la pelota alrededor de 14.000 veces para llegar a su destino, y establecerlo como su par. Su amigo Ron Rutland aceptó ser su caddie en esta original aventura, y el 28 de junio se pusieron en marcha para completar el desafío.

“Docenas de personas nos dijeron que estábamos locos, con comentarios que van desde: ‘Eso es imposible’ hasta ‘¿No tienen nada mejor que hacer?'”, Dijo Rolston. “Esa primera semana fue la más dura de mi vida. Para llegar al primer tee teníamos que subir a un jeep ruso a través de un parque nacional durante cinco horas. Desde allí, era ridículo”.

Adam tenía una ruta muy específica planeada de antemano, pero no tuvo en cuenta el clima que convertía las praderas debajo de sus zapatos en pantanos que hacían que caminar y arrastrar su carro fuera una pesadilla, y mucho menos jugar al golf. Después de haber caminado por agua helada durante varios días, Rolston experimentó el golf a través desiertos y sierras salpicadas de rocas.

No pasó mucho tiempo antes de que el difícil terreno comenzara a cobrarse un peaje en los cuerpos de los dos atletas. Rolston luchó contra dolores de cuello y espalda durante días, y Rutland tenía una cadera constantemente inflamada por arrastrar su carro en varias superficies difíciles. Durante semanas, lo único que los mantuvo en marcha fue la visualización de la línea de meta en Ulaanbaatar, por lo que Rutland seguía arrastrando sus maltrechos palos, mientras Rolston trataba de enviar la pelota lo más lejos posible.

A mitad de camino a través de su viaje por Mongolia, el par se unió a un perro salvaje que se quedó con ellos hasta el final, y levantó su espíritu cuando más lo necesitaban. Ahora están tratando de encontrar un hogar para él, y al parecer hay muchos amantes de los animales a quienes les encantaría tenerlo.

Después de 82 días de trekking a través de Mongolia, 2.000 kilómetros, 20.093 tiros y 400 pelotas, Adam Rolston finalmente completó el hoyo de golf más largo del mundo, e hizo historia. La hazaña ya ha sido certificada por The European Tour y, según los informes, se incluirá en el Libro Guinness de Records.

 

Dejar un comentario