sábado 18 de noviembre
Noticias Locas

Venden Museo de Arte de Asientos de Inodoro

Durante más de medio siglo, un plomero retirado en Alamo Heights ha estado convirtiendo asientos de excusados en obras de arte. Pero el hombre, conocido como el “Rey de las tapas de inodoro” anunció que piensa dejar el trono.


Barney Smith se toma selfies con los visitantes en su museo. Pero no dice “whisky”. Dice “asiento de inodoro”. Sólo tenés que programar una cita, y podrás reunirte con el propietario, operador y artista detrás del más grande del mundo (y quizás único) Museo de Arte de Asientos de Inodoro.

“Barney crea arte en los asientos de los inodoros”, dice su compañero artista y amigo Carye Bye. Y no ha parado desde hace cincuenta años”.

“Hay mucha historia aquí”, dice Barney mientras la gente se mete en su guarida. Se podría decir que este museo está lleno de historia, que data de 53 años. “Cada una de las tapas tiene una historia”, agrega Barney con una sonrisa.

El museo cuenta con 1.321 asientos de inodoro con diferentes motivos, desde Batman hasta el muro de Berlín, desde los juegos olímpicos hasta juegos de mesa, Barbie y Ken o noticias de la televisión local.

“No hay nada en esta área como él”, dice Carye. Y no hay nadie como él. El artista cuenta que sólo un asiento puede llevarle hasta 100 horas de trabajo, y por su edad, su resistencia, no es lo que solía ser.

“No puedo hacer lo que solía hacer”, dice Barney con un suspiro. La razón, dice, es bastante simple: “Porque estoy muy viejo, tengo 96 años.”

Y ahora Barney está buscando vender su colección.

“Le gustaría venderlo a otro museo”, dice Carye. “Esa es su esperanza.”

El artista está buscando interesados, y con la ayuda de Clorox crearon un sitio web (OdeToTheCommode.com) para mostrar su arte, difundir la palabra, y ayudar a Barney encontrar un comprador.

“Poder salvarlo y tenerlo aquí, ese sería mi último deseo”, dice Carye.

Mientras tanto, Barney seguirá programando tours, de forma gratuita, con la esperanza de que su colección quede en buenas manos.

Dejar un comentario