15.8 C
Buenos Aires
martes 21 de septiembre de 2021
Cursos de periodismo

Cómo guardar un correo electrónico como archivo EML en Gmail

¿Sabías que podés exportar mensajes individuales como archivos .eml (como copia de seguridad o para abrirlos en programas de correo electrónico) desde Gmail? ¿Querés tener una copia de un correo electrónico importante en un lugar destacado? ¿Necesitás reenviar un mensaje como archivo adjunto a Gmail en la web? ¿Querés mover solo un correo electrónico desde una cuenta de Gmail a tu programa de correo electrónico de escritorio sin configurar el acceso IMAP o reenviarlo online?

Si bien no hay un comando de “Guardar como…” en Gmail cuando ves un correo electrónico o una conversación, guardar un mensaje en formato .eml (fuente de correo electrónico) no es imposible.

Estos son los pasos para guardar un mensaje de correo electrónico individual como archivo .eml en Gmail:

  1. Abrir el mensaje en Gmail.
  2. Hacer clic en el encabezado de flecha que apunta hacia abajo (▾) al lado de Responder en el área del encabezado del correo electrónico que se desea guardar. En Inbox by Gmail, hacer clic en el botón “Responder, Reenviar y más” del menú ( ⋮ ).
  3. Seleccionar Mostrar original en el menú que aparece.
  4. Presionar Ctrl-A (Windows, Linux) o Comando -A (Mac) para resaltar todo el texto en la ventana o pestaña que se abre con el código fuente del mensaje.
  5. Presionar Ctrl-C (Windows, Linux) o Command-C (Mac) para copiar el código. Posiblemente, tu navegador te permitirá guardar el código fuente del mensaje como un archivo .eml. Este atajo vale la pena intentarlo; asegurate de guardar el código fuente de la página, y no la página como se muestra como un archivo web, por ejemplo. En ese caso, el correo ya se ha guardado.
  6. Abrir cualquier editor de texto plano (como TextEdit, Notepad o Vim).
  7. Crear un nuevo documento de solo texto.
  8. Presionar Ctrl-V (Windows, Linux) o Command-V (Mac) para pegar el mensaje de origen.
  9. Guardar el documento como un archivo de texto sin formato en el escritorio (o en cualquier carpeta), con la extensión «.eml».

Ahora ya podés importar el archivo .eml resultante a un programa de correo electrónico que admita el formato, o adjuntarlo a un nuevo mensaje directamente en Gmail. Vía

Contenido Premium

- Publicidad -

Lo último