miércoles 13 de diciembre
Noticias Locas

Colecciona mensajes encontrados en botellas desde hace más de 30 años

El holandés amante de la playa Wim Kruiswijk acumuló una colección de 1200 mensajes en botellas en el transcurso de 34 años, y ha respondido casi todos.


Kruiswijk, de 68 años, dice que su inusual afición comenzó en 1983 cuando encontró tres botellas en su playa vecina, cada una conteniendo cartas y direcciones de remitente. Escribió a las tres direcciones, y se sorprendió al recibir respuestas de cada uno. Fue esta experiencia la que despertó su interés en cazar y recolectar mensajes en botellas, y no ha dejado de buscarlos desde entonces.

“Encuentro mis mensajes en botellas en la playa de Zandvoort, donde vivo, y en las islas holandesas”, dijo recientemente Kruiswijk. “Enviar mensajes en botellas es un sistema de correo lento. Lleva días, o semanas, o incluso meses encontrar una botella “.

En los primeros años, Kruiswijk encontraba hasta 50 botellas al año, pero desde el año 2000 se ha reducido a alrededor de 20-30 hallazgos, principalmente debido a los esfuerzos de limpieza de playas. El hombre cree que el auge de Internet también ha jugado un papel en la disminución de mensajes en botellas, y cuenta: “Solía ​​recibir una respuesta a la mitad de los mensajes que respondía. Ahora es mucho menos, muchas personas quieren ‘satisfacción instantánea'”.

Kruiswijk es un contador jubilado, y lo demuestra en su enfoque para cuidar su colección. Guarda los 1200 mensajes embotellados prolijamente sellados y archivados en folios de plástico. Solo se guarda las botellas originales, como algunas hermosas botellas ornamentales o tubos de ensayo.

Lanzar un mensaje en una botella al mar, una tradición humana de larga data que se remonta a la época del filósofo griego Teofrasto, alrededor del año 310 AC, que utilizó las botellas para estudiar las corrientes de agua. Los científicos todavía aplican el método hasta el día de hoy, como un medio para ayudar a los investigadores a desarrollar mapas de circulación oceánica, y para realizar estudios científicos de gran alcance sobre las corrientes oceánicas.

En el pasado, las botellas también se usaban para enviar mensajes de socorro de marineros varados. También se han utilizado para homenajes conmemorativos, o para enviar cenizas de seres queridos en un viaje final. Sin embargo, uno de los usos más comunes es simplemente enviar invitaciones a potenciales amigos por correspondencia, una noción pintoresca en estos tiempos modernos, pero, como bien lo muestra Kruiswijk, sumamente efectiva.

 

Dejar un comentario