viernes 14 de diciembre
Noticias Locas

Cirujano marca sus iniciales en los hígados de sus pacientes

Un cirujano inglés de renombre literalmente dejó su huella en el hígado de dos pacientes que operó en 2013, y ahora espera su veredicto por cargos de asalto con agresión física. Simon Bramhall, de 53 años, se declaró culpable de los cargos en un caso sin precedentes en el sistema de justicia penal británico.


Bramhall esculpió “SB” en los hígados que trasplantó en un paciente masculino y uno femenino en el hospital Queen Elizabeth de Birmingham, donde trabajó durante 12 años antes de renunciar en 2014. El médico podría haberse salido con la suya, si un colega no hubiera notado las iniciales mientras realizaba una operación de seguimiento en uno de los pacientes.

Las iniciales fueron marcadas con un haz de argón, que los cirujanos usan para detener el sangrado durante las operaciones hepáticas. Las inofensivas marcas dejadas por el rayo generalmente desaparecen después de un tiempo, pero en este caso, las reveladoras señales todavía estaban en su lugar en el momento de la cirugía de control, y Bramhall quedó expuesto, convirtiéndose en sujeto de una investigación disciplinaria interna.

Si bien los fiscales tienen más trabajo por delante, el cirujano se declaró culpable esta semana de dos cargos de agresión, y se declaró inocente de los cargos que lo acusaban de causar daños corporales. Los nombres de los dos pacientes se mantienen confidenciales.

“Las declaraciones de culpabilidad ahora presentadas representan una aceptación de que lo que  hizo no solo era éticamente incorrecto, sino también criminalmente incorrecto. Reflejan el hecho de que la rúbrica del Dr. Bramhall en el hígado de un paciente no fue un incidente aislado, sino más bien un acto repetido en dos ocasiones, que requirió cierta habilidad y concentración. Fue hecho en presencia de colegas”, dijo el fiscal Tony Badenoch en el tribunal.

Badenoch agregó: “Fue una aplicación intencional de fuerza ilegal a un paciente mientras estaba anestesiado. Sus actos para marcar el hígado de esos pacientes fueron deliberados y conscientes. Basta con decir que, para los propósitos actuales, estas declaraciones satisfacen el amplio interés público. Será tarea de otros decidir si su aptitud para la práctica se ve afectada, y en qué medida”.

Sin embargo, un ex paciente de Bramhall ha salido en su defensa. El cirujano ocupó los titulares en 2010, cuando trasplantó con éxito un hígado a Tracy Scriven. En declaraciones al Birmingham Mail, Scriven dijo lo siguiente:

“Incluso si puso sus iniciales en un hígado trasplantado, ¿es realmente tan malo? No me hubiera importado si me lo hubiera hecho a mí. El hombre me salvó la vida”.

Bramhall está en libertad condicional bajo fianza, y escuchará su veredicto el próximo mes.

 

Dejar un comentario