domingo 9 de diciembre
Noticias Locas

Ocho años después, esta ardilla sigue visitando a la familia que la rescató

Una ardilla que casi muere asesinada por un búho hace ocho años (cuando tenía apenas cuatro semanas de edad), continúa visitando a la familia que la rescató, crió y luego la dejó en libertad.


En octubre de 2009, la ardilla bebé quedó gravemente herida después de ser atacada por un búho. No habría sobrevivido por mucho tiempo en la naturaleza, pero afortunadamente, un grupo de rescate de vida silvestre la encontró. La rescataron, trataron sus heridas y finalmente la pusieron al cuidado de Brantley Harrison y su familia, en el condado de Greenville, Carolina del Sur. Los Harrison no eran ajenos a rescatar y rehabilitar animales salvajes, pero, por alguna razón, formaron un vínculo muy especial con esta ardilla.

La llamaron Bella, y como no era lo suficientemente mayor como para ser liberada nuevamente en la naturaleza antes de que llegara el invierno, permaneció bajo el cuidado de los Harrison hasta la primavera, donde la criaron junto con otras tres ardillas rescatadas llamadas Larry, Moe y Curly. Las cuatro ardillas bebé comieron frutas, verduras y nueces, reforzadas con fórmula durante su tiempo juntas en una jaula de liberación programada al aire libre.

Harrison dijo que durante la rehabilitación de Bella no parecía haber nada especial sobre la ardilla. No la trataron como una mascota, y ella actuó de manera similar a todas las ardillas anteriores que habían rehabilitado. En ese momento, Harrison pensó que una vez que liberaran a Bella en el bosque, nunca la volverían a ver.

En abril de 2010, Bella y las otras ardillas se rehabilitaron adecuadamente, y Harrison decidió que estaban listas para ser puestas en libertad. Una vez que se abrió la jaula, las ardillas se ocuparon apresuradamente de sus asuntos, y en una semana las cuatro se habían adaptado de forma segura a la naturaleza.

Bella, sin embargo, no estaba lista para dejar a su familia humana. A los pocos días de ser liberada, comenzó a visitarlos, en busca de golosinas. Harrison dijo que las otras ardillas también volvieron durante los primeros días, lo cual era normal, pero en una semana habían dejado de venir, y habían comenzado a evitar a la gente. Sin embargo, no pasó lo mismo con Bella.

“Bella se sienta justo en la puerta de entrada esperando que alguien se dé cuenta de que ha venido a visitarlo”, dijo Harrison. “Incluso ha recurrido a saltar a la ventana del comedor para ver si alguien la ve”.

Según Harrison, a Bella no le gusta que la agarren o la acaricien, pero se contenta con sentarse en sus regazos y comer bocadillos. El esposo de Harrison, John, a menudo ofrece nueces a Bella de camino a su trabajo por la mañana, ya que ella generalmente lo está esperando en la puerta.

“Viene casi a diario por un poco de amor, golosinas, y para atormentar a nuestro perro, Cid, a través de la puerta de vidrio”, dijo Harrison.

Harrison dice que Bella se ha convertido en un miembro de su familia, y que hace unos años, su familia humana pudo conocer a su familia de ardillas.

Bella se había lastimado un pie, por lo que los Harrison la recibieron nuevamente, le dieron antibióticos, y la colocaron en una jaula de rehabilitación para que sanara. Estaba casi lista para ser liberada cuando inesperadamente dio a luz a tres bebés. La familia Harrison estuvo encantada de ayudar a cuidar a la pequeña familia de las ardillas hasta que los bebés estuvieron listos para ser liberados nuevamente en la naturaleza.

“Es una ardilla muy especial y siempre ha tenido un gran número de seguidores locales”, dijo Harrison, “Ha cambiado la forma en que muchos de mis amigos piensan en las ardillas. A los niños les encanta venir y alimentarla”.

Harrison dice que además de hacer feliz a su familia, cree que Bella tiene un propósito más elevado.

“Si Bella puede enseñar a al menos una persona a tener compasión por todos los seres vivos, sin importar cuán grande o pequeño sea, entonces hemos logrado lo que nos propusimos”.

 

Dejar un comentario