Noticias Locas

Usan chalecos rellenos de arena para calmar a los niños hiperactivos

Más de 200 escuelas en Alemania han comenzado a pedirles a los niños hiperactivos, generalmente aquellos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que usen pesados chalecos re​​llenos de arena para calmarlos y mantenerlos en sus asientos durante las clases. Los controvertidos chalecos, que pesan entre 1,2 y seis kilogramos, han desatado una polémica entre padres y psiquiatras.


Sin embargo, hay muchos defensores que afirman haber presenciado cambios notables en el comportamiento de los niños que los han usado, e insisten en que ayudan a frenar la inquietud. Cada año se diagnostica un número cada vez mayor de casos de TDAH en Alemania, y las escuelas que usan el chaleco afirman que son una forma más suave y menos complicada de abordar el fenómeno que la administración de medicamentos psiquiátricos como el Ritalin.

«A los niños les encanta usar los chalecos, y nadie está obligado a usar uno en contra de su voluntad», dijo Gerhild de Wall, jefe de la unidad de inclusión en la escuela Grumbrechtstrasse Hamburgo. Su escuela es una de las pioneras en el uso de chalecos de arena.

Los críticos dicen que los chalecos son una reminiscencia de las camisas de fuerza utilizadas para doblegar a los pacientes violentos en los hospitales psiquiátricos, y que los niños que los usan están en peligro de ser estigmatizados.

Uno de los padres expresó su indignación en Facebook, diciendo: «Sería mejor si evitáramos esos métodos de tortura». ¿Cómo puedes decirle a un niño: «Estás enfermo, y como castigo, tienes que llevar este chaleco lleno de arena, que no solo es una agonía física sino que te hará parecer un idiota frente al resto de la clase»? Creo que algunas personas han perdido la cordura».

Sin embargo, otra madre, Barbara Truller-Voigt, cuyo hijo de nueve años, Frederick, ha usado un chaleco de arena de 2 kg en la escuela durante tres años para ayudar con su TDAH, defendió el chaleco, diciendo que creía que tenía un impacto positivo en él.

«Se lo pone voluntariamente y tiene la sensación de que lo ayuda», dijo la madre. «Se puede concentrar mejor y es capaz de tomar parte más activa en las clases, porque no pasa todo el tiempo tratando de mantener los brazos y las piernas bajo control».

De Wall encontró por primera vez los chalecos mientras enseñaba en los Estados Unidos, donde las escuelas los usan de vez en cuando para niños con autismo. Ella afirmó que en lugar de limitar a un niño, podrían ayudarlos a sentirse centrados.

La ministra de Escuelas de Renania del Norte-Westfalia, Yvonne Gebauer, declaró en una entrevista que no aprueba el uso de los chalecos en su área. «Este es un método inusual, cuya aplicación solo puedo ver con una gran cantidad de críticas», dijo. «Tampoco hay hallazgos verificados o estudios sobre su efectividad».

Tras la controversia desatada por los informes iniciales sobre el uso de los chalecos en las escuelas alemanas, el fabricante líder, Beluga Healthcare, publicó un comunicado en su sitio web. En él, el propietario de Beluga, Roland Turley, declaró: «No queremos que los chalecos sean vistos como una solución mágica para desplegar en todos los casos de desorden de concentración. No todos los niños inquietos necesitan un chaleco de arena. Los niños deben usarlos voluntariamente, y es necesario tener un diagnóstico informado de un terapeuta ocupacional o un pediatra”.

El fabricante continuó admitiendo que aún no se habían llevado a cabo estudios sobre los efectos a largo plazo en los síntomas del TDAH por el uso de los chalecos.