Noticias Locas

Recorre varios bares con 20 millones de yenes, y como era de esperarse, terminan robándolo

En la noche del 16 de enero, un hombre desempleado de 68 años fue asaltado y robado en las calles de la ciudad japonesa de Nagoya, sufriendo heridas leves en la cara y la mano izquierda. El ladrón solitario se llevó una bolsa de papel marrón que contenía 20 millones de yenes (USD 180.000) que supuestamente eran una herencia de sus padres.


Una cámara de vigilancia vislumbró al asaltante huyendo de la escena, pero a la fecha, su identidad permanece desconocida. Seguramente a la policía le costará trabajo, porque esa misma tarde la víctima fue a cuatro bares distintos, y les mostró a todos su enorme cantidad de efectivo.

De acuerdo con el personal de un bar, la víctima les decía a todos que «llevaba encima mucho dinero». Si no le creían, él lo sacaba y se los mostraba. «De repente sacó dos montones de una bolsa de papel», dijo otro testigo, «eran como 10 millones cada uno».

Una vez que la víctima estaba sola en la calle, el ladrón hizo su movida. Si bien la mayoría está de acuerdo en que lo que ocurrió fue un acto sin sentido, existe un debate sobre si fue la víctima o el criminal quien lo cometió.

«Es como un boceto de una mala comedia». «

Esto no tiene ningún sentido, pero probablemente fue uno de los clientes, ¿verdad?»

«Por supuesto, vas a ser un objetivo si presumes así de tu dinero».

«Creo que hay más en esto de lo que parece a simple vista».

La relativa seguridad de la sociedad japonesa a veces arrulla a las personas con una falsa sensación de seguridad. De vez en cuando se ven viejecitas contando billetes de 10.000 yenes (equivalentes a billetes de USD 100) en las plataformas del metro sin ningún cuidado en el mundo. Sin embargo, independientemente del país, cuando el efectivo supera las decenas de millones, tus posibilidades de llegar a casa con él comienzan a disminuir drásticamente.

Por otra parte, una persona optimista podría señalar el hecho de que se necesitaron cuatro visitas a bares antes de que el hombre fuera robado, mientras que en muchos otros países, solo uno sería suficiente.

Además, como se menciona en un comentario, la total falta de autopreservación de la víctima es un poco sospechosa por derecho propio. ¿Podría tratarse de un complejo plan de lavado de dinero a través del fraude de seguros para evitar los grandes impuestos de herencia de Japón?

Tal vez la víctima es en realidad un multimillonario con cierto fetiche para situaciones peligrosas, o tal vez consumió algunos chocolates del Día de San Valentín condimentados con drogas.

Las posibilidades son infinitas.