martes 16 de octubre
Noticias Locas

Se divorcia porque su esposo no quiso comprarle un shawarma

Una mujer egipcia de 30 años reclamó recientemente divorciarse de su esposo después de solo 40 días de matrimonio, por considerar que es tan tacaño que se negó a comprarle un sándwich de shawarma en su primera y única salida como esposa y esposo.


La joven, conocida solo como Sameeha, declaró ante el Tribunal de Familia en Zananiri que el incidente del shawarma fue la gota que colmó el vaso. Se había casado con Ahmed, maestro de escuela, después de conocerlo durante sólo dos meses, lo que al parecer no fue suficiente para que se diera cuenta de lo increíblemente mezquino que era. Sin embargo, su naturaleza frugal se hizo muy evidente justo después de su tradicional boda. Al parecer, en su primer día de matrimonio, Ahmed le dijo a su esposa que odiaba salir de paseo porque consideraba que era una pérdida de dinero. Ella no le prestó mucha atención a sus palabras, pero las cosas empeoraron con cada día que pasaba.

Sameeha le dijo al juez que preside su caso de divorcio que a pesar de tener un buen trabajo y dar clases particulares a los estudiantes en su tiempo libre, Ahmed adoptó un estilo de vida extremadamente frugal, incluso cuando se trataba de alimentos. Cuando se iba a trabajar, siempre comprobaba cuánto pan quedaba, y una vez, cuando Sameeha comió una hogaza en su ausencia, le dijo que solo comería arroz y fiedos hasta el fin de semana.

La joven le contó a su familia acerca de la mezquindad de Ahmed, pero dijeron que no parecía un motivo de preocupación, y le aconsejaron que tuviera paciencia, que su esposo cambiaría con el tiempo. Pero estaban equivocados.

“Mi esposo es demasiado mezquino hasta para conversar; cuando le pido que me hable, termino hablando sola la mayor parte del tiempo “, dijo la mujer, tratando de explicar cuán ahorrativo podría ser Ahmed.

Pero el incidente que finalmente convenció a Sameeha de que necesitaba divorciarse ocurrió 40 días después de su matrimonio con Ahmed. Le suplicó que la llevara a tomar algo para salir un poco, y el hombre aceptó de mala gana. Pero cuando la mujer le pidió un sándwich de shawarma, se negó rotundamente diciendo que solo habían salido a tomar algo, no a comer.

“Me acusó de usarlo para pedir sándwiches y jugo en un día”, dijo Sameeha ante el tribunal. “Cuando mi esposo se negó a comprarme el sándwich de shawarma, estaba enojado, y continuó culpándome mientras estábamos en el automóvil, llamándome hipócrita y diciendo que salir había sido un error”.

Sameeha no pudo soportarlo más, así que regresó con sus padres y solicitó el divorcio. Le dijo al juez que no podía seguir viviendo con su esposo “enfermo”.

 

Dejar un comentario