jueves 18 de octubre
Medios

Un nuevo juego ayuda a detectar noticias falsas

Las noticias falsas ya son: una industria independiente, un arma antidemocrática, una película, una obra de teatro, un insulto y un cliché. Y ahora también se convirtieron en un juego para ayudar a las personas a comprender sus artimañas y engaños.


Los investigadores de Cambridge crearon un juego online, simplemente titulado Bad News, en el que los jugadores compiten para convertirse en “un magnate de las noticias falsas y la desinformación”. Al arrojar luz sobre las oscuras prácticas, esperan que el juego “vacune” al público y e inmunice a la gente contra la difusión de mentiras.

“La idea es que una vez que hayas visto las tácticas y las hayas utilizado en el juego, acumules resistencia”, dijo Sander van der Linden, director del Laboratorio de Toma de Decisiones Sociales de Cambridge. “Queremos que el público aprenda lo que estas personas están haciendo, poniéndose en sus zapatos”.

En estudios previos, los mismos investigadores demostraron que exponer a las personas a las tácticas subyacentes a la propaganda de noticias falsas puede servir como “vacuna psicológica” contra la desinformación.

El juego de noticias falsas guía a los jugadores a través de una serie de tácticas que utilizan los propagandistas para difundir la desconfianza, el miedo y el odio en las redes.

Los jugadores deben acumular seguidores virtuales de Twitter distorsionando la verdad, sembrando falsedades, dividiendo al público, y desviando la atención al ser descubiertos. El objetivo es mantener todo el tiempo la credibilidad a los ojos de su público.

El juego destila el arte de socavar la verdad en seis estrategias clave. Una vez que un jugador ha demostrado una destreza para cada uno, se lo recompensa con una insignia. En una ronda, los jugadores pueden suplantar al presidente de los Estados Unidos y publicar un tweet desde una cuenta falsa que declara la guerra a Corea del Norte, y se completa con el hashtag #KimJongDone.

En cada paso se les pregunta a los jugadores si están contentos con sus acciones o si sienten tal vez algún atisbo de vergüenza, una emoción que les lleva al rápido recordatorio de que “si quieren convertirse en maestros de la desinformación, deben perder la actitud de mojigatos”.

Durante los próximos seis meses, van der Linden, que trabajó en el proyecto con Drog, un colectivo de medios holandés, reunirá información del juego, incluidos los puntajes de los jugadores en cuestionarios que evalúan qué tan bien pueden detectar las tácticas que han utilizado.

Ante la pregunta de si existe algún peligro de que el juego pueda llevar a los jugadores al lado oscuro, el creador de Bad News respondió: “Creo que vale la pena correr el riesgo, visto y considerando cuánta gente podríamos educar con esto”.

 

Dejar un comentario