lunes 15 de octubre
Noticias Locas

Se tatuó la cara entera de negro, y parece un negativo de sí mismo

Mirando la mayoría de las fotos de Instagram de Adam Curlykale, pensarías que usó un filtro negativo, pero así es como realmente se ve. Después de tatuarse toda la cara, incluidos los ojos, de grafito gris y teñirse el vello facial, el fan de los tatuajes de 32 años parece una versión negativa de sí mismo de la vida real.


Adam se hizo su primer tatuaje cuando tenía 20 años, un pequeño mensaje en su brazo que decía “Yo soy”. Pero eso fue solo el comienzo de un viaje de transformación que el joven de 32 años afirma que están lejos de haber terminado. Hasta ahora, cubrió el 90% de su cuerpo con tatuajes, y no planea detenerse hasta que el 99% de su piel haya sido cubierto con tinta. En cuanto al 1% que Adam planea dejar intacto, dice que es “secreto”.

A diferencia de otros fanáticos del tatuaje que se cubren con tinta por el arte, Adam Curlykale afirma que los tatuajes lo ayudaron a superar un período realmente difícil de su vida. Cuando tenía 22 años, le diagnosticaron cáncer de intestino grueso, y aunque logró vencer la enfermedad, el agresivo tratamiento médico que tuvo que soportar le causó graves daños.

Los meses de radioterapia, quimioterapia, terapia molecular y terapia con células madre causaron varias afecciones de la piel, y una desaparición parcial del pigmento, también conocido como albinismo. La gente en su Polonia natal no lo aceptó, y Adam admite que tuvo problemas para aceptarse a sí mismo. Eventualmente, se deprimió, sufrió trastornos de alimentación, e incluso pensó en suicidarse. Afortunadamente, los tatuajes lo salvaron.

“Los tatuajes me permitieron descubrirme nuevamente. Me convertí en bello”, dijo Curlykale. “Diseño mis tatuajes porque es mi cuerpo. Tengo una visión específica para mí, y lo hago paso a paso. La vida es tan corta que dejé de preguntarme qué pasará mañana. La vida está aquí y ahora”.

“Mi color favorito siempre ha sido gris, en diferentes tonos, y por eso mi color de piel actual es el grafito,” dijo Adam. Esta característica única, combinada con su vello facial blanco y los lentes de contacto de color, a veces lo hacen parecer una versión negativa de sí mismo.

Adam admite que su original aspecto no es atractivo para todos, pero lo hace feliz, y eso es todo lo que importa.

“Moriré satisfecho, como alguien que no tuvo miedo de arriesgarse, alguien que vivió a pesar de la opinión de los demás, pero en armonía consigo mismo”, concluyó.

 

Dejar un comentario